Sobre los dirigentes arribistas ante la población guineoecuatoriana indefensa

17 julio 2021
Autor:

Desde ya un tiempo atrás cierta gente interesada de nuestra nación ha  preconcebido que Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, es el resultado de protagonistas, que son ellos. Desde el primer “presidente vitalicio constitucional”, Masié m´Nguema Biyogo Ñegue Ndong, de “triste memoria”-1968 a 1979-, al hoy “padre de la Guinea moderna”  de “la alegre memoria”- … Continuar leyendo «Sobre los dirigentes arribistas ante la población guineoecuatoriana indefensa»

Desde ya un tiempo atrás cierta gente interesada de nuestra nación ha  preconcebido que Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, es el resultado de protagonistas, que son ellos. Desde el primer “presidente vitalicio constitucional”, Masié m´Nguema Biyogo Ñegue Ndong, de “triste memoria”-1968 a 1979-, al hoy “padre de la Guinea moderna”  de “la alegre memoria”- con casi ya 42 años en el poder-, que es Teodoro Obiang Nguema Mbosogo. Éste, a diferencia del cambio por golpe de Estado que habría hecho contra su tío de tribu y promovedor, nos está preparando en estos precisos momentos para el inminente relevo a favor de su retoño -torcido ya de entrada- de dicha alegre memoria: el actual vicepresidente Teodoro Nguema Obiang Mangue, es hijo del autor de la guinea moderna, derrocador de su predecesor.

 

El retoño, además de delinquir (ha sido juzgado y condenado por el Tribunal de París por bienes mal adquiridos), suele incitar a realizar prácticas de extorsión y de torturas: el recién fallecido “Maikol”, a requerimiento e instrucciones de Teodorín, según nos lo hicieron saber, quiso imputar, falsamente, a Andrés Esono Ondó, actual secretario general  del partido Convergencia Para la Democracia Social (CPDS), tras su regreso al país de un viaje al exterior en abril de 2017, planteando que hizo dicho viaje con fines de contactar grupos con armamentos para desestabilizar nuestra nación. Dicho torcido retoño es el actual salvavidas o salva situaciones de las peripecias que sufre la población guineoecutoriana; y que, encima, no son más que consecuencias de mal gobernar de su progenitor y él, y otros suyos.

 

Ese país centroafricano, antigua colonia española, pocos meses después de acceder a su independencia en octubre de 1968, entró en otra deriva de atropellos -desde el 5 de marzo de 1969, esta vez protagonizados por sus propios y sucesivos dirigentes más advenedizos jamás vistos-.

Se nos ha caído en las manos un relato en documento escrito[i], muy valioso para la historia sociopolítica de nuestro país, sobre las personalidades que lucharon hasta perder su vida por que el territorio, antes Territorios Españoles del Golfo de Guinea, fuera independiente. Se trata, entre otros: (i) del bubi Sas Ebuera, en 1899 “…radical y crítico de la actitud del rey Moka que tachaba de muy sumisa respecto de los españoles.”, y un  poquito más adelante, “ …amparándose en ciertos ancianos del consejo, tomó el poder y promulgó poco después un edicto que prohibía a los autóctonos todo tipo de contacto con los representantes de los españoles.”; (ii) del ndowé Uganda Ndelo, que en 1900 “tras tomar posesión de su trono empezó inmediatamente sus protestas por las injusticias y violaciones de Derechos Humanos, cometidas contra los africanos, convirtiéndose así en un referente de los movimientos que posteriormente lucharían por la independencia del país”; (iii) de que “…Hacia el año 1947 nace la CRUZADA NACIONAL DE LIBERACIÓN DE GUINEA ECUATORIAL, liderada por Acacio Mañé, una personalidad activa que en 1950 y 1951 viaja al interior y toma contacto con otros destacados miembros, tales como Enrique Nvó y Francisco Ondó…”. Respecto de estas personalidades, dice el mismo documento que “…El 20 de noviembre de 1958 es asesinado Acacio Mañé por la Guardia Civil en Bata, por haberse negado a firmar el documento de decreto unilateral de Madrid por el que los territorios de Guinea se transformaban en provincias Españolas del golfo de Guinea.”; asimismo, (iv) de Enrique Nvó dice que fue asesinado “…por el colonialismo español el 21 de noviembre de 1959…”, y que fue “…un nuevo impulso que […] dota de valor a MONALIGE…”.

 

Como ya adelantamos antes, solo nos hemos limitado a destacar en retazos las manifestaciones de lucha por la independencia de nuestro país.

La situación entre los protagonistas luchadores por la independencia y los advenedizos dirigentes tras conseguirla, como se acaba de ver, no es coherente, pero guarda su lógica: los primeros no sobrevivieron a la vez que no se puede deducir que serían más demócratas pero, por lo menos, se encajarían en lo que puede deducirse como lógica de la dictadura, en el supuesto de su deriva; y los segundos, solo y solamente imbuidos en su tren de perversidad, con los medios de represión física -el ejército y la seguridad nacional- y moral -controlan la economía del país-, aprovechan la oportunidad: una población sumisa, pobre y sin concienciación de  valores de exigencias de sus derechos político-sociales en el marco de la democracia moderna, pero con mucha riqueza de su territorio nacional.

 

[i] Nkogo Ondo, Eugenio. La Guinea Ecuatorial: Reminiscencia Histórica, Experiencia de las Luces y de las Sombras de un Proyecto Político.

 

 

Por Ángel-Obama OBIANG ESENG