Mensaje de fin de año de Andrés Esono Ondo, Secretario General de CPDS

31 diciembre 2021
Autor:

  Estimados militantes y simpatizantes de Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS),   Queridos militantes y simpatizantes todos de la oposición al régimen de Guinea Ecuatorial.   Apreciados compatriotas ecuatoguineanos todos,   Os habla Andrés Esono Ondo Okogo, Secretario General de CPDS.   Hoy es 30 de diciembre de 2021, y aprovecho … Continuar leyendo «Mensaje de fin de año de Andrés Esono Ondo, Secretario General de CPDS»

 

Estimados militantes y simpatizantes de Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS),

 

Queridos militantes y simpatizantes todos de la oposición al régimen de Guinea Ecuatorial.

 

Apreciados compatriotas ecuatoguineanos todos,

 

Os habla Andrés Esono Ondo Okogo, Secretario General de CPDS.

 

Hoy es 30 de diciembre de 2021, y aprovecho esta ocasión para dirigirme a todos vosotros, esperando que hayáis pasado unas navidades llenas de salud y amor, y deseándoos un nuevo año 2022 colmado de esperanza por un cambio democrático, paz y prosperidad para todos.

 

Mis primeras palabras van dirigidas a las familias de las víctimas de las explosiones que se produjeron en el cuartel militar de Nkoantoma, el 7 de marzo del año que termina, las cuales causaron numerosas pérdidas humanas y materiales y provocaron decenas de personas mutiladas y numerosos huérfanos. Todas estas víctimas y sus familiares estarán siempre en nuestros corazones.

 

El 2021 ha sido un año lleno de dificultades, como casi todos y cada uno de los 43 años que llevamos soportando, sobre nuestros hombros, el peso del régimen que nos malgobierna desde 1979. A la crisis económica iniciada en 2014 y sus nefastas consecuencias sociales, se añadió la pandemia del COVID-19 iniciada a principios de 2020 y las catastróficas explosiones de Bata, a las cuales me he referido antes.

 

La gestión de la pandemia ha sido caótica, por las razones siguientes, entre otras:

 

En primer lugar, tenemos un Gobierno incapaz de solucionar los problemas de los ciudadanos, porque no se coloca en los puestos de responsabilidad a personas capacitadas, sino solo a militantes del partido en el poder y a familiares y amigos del mandatario del país.

 

En segundo lugar, porque el régimen ha aprovechado la crisis sanitaria para beneficiar económicamente a los dirigentes del PDGE y a familiares del Presidente de la República, mientras la inmensa mayoría de la población se ve privada de los mínimos recursos para sobrevivir.

 

Y, en tercer lugar, porque el régimen ha utilizado la pandemia para confinar en sus casas a los ciudadanos, incluso cuando no era necesario. Mientras el país está prácticamente bloqueado con barreras en todas partes debido a los decretos presidenciales, muy en contra del artículo 13 de nuestra Ley Fundamental, decretos que impiden la circulación normal de los ciudadanos y la celebración de reuniones, el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial ha desoído dichos decretos presidenciales haciendo giras por todo el país y celebrando el Congreso de ese partido en Bata. El PDGE y su presidente demuestran, de esta forma, que el régimen hace leyes solo para aplicarlas contra la oposición y la población indefensa. El régimen se ha aprovechado de la pandemia para maniatar a la oposición y, particularmente, a CPDS que, durante todo este tiempo, ha tenido serias dificultades para ejecutar su programa de actividades.

 

Las consecuencias de tan mala gestión no se han hecho esperar: agudización de la crisis económica con una tasa de desempleo descontrolada, aumento de la delincuencia de los jóvenes que pasan hambre, escuelas y colegios que se han quedado semivacíos porque los padres no pueden seguir haciendo frente a los gastos escolares de sus hijos, etc.

 

El año 2021 también nos deja noticias e imágenes muy tristes sobre la escandalosa corrupción que está hundiendo nuestro país: mientras los altos funcionarios de Inmigración se hacen con miles de millones de francos CFA provenientes de la gestión de la documentación de los extranjeros residentes en Guinea Ecuatorial, hemos visto a un grupo numeroso de funcionarios de la Tesorería acusados de saquear las arcas del Estado; hemos leído y oído al responsable regional de Hacienda en Bata acusando al primer ministro de defraudar a la Hacienda Pública, al exministro de Información, hoy parlamentario, lo hemos visto siendo humillado por supuesta malversación y desvío de fondos públicos y, recientemente, al delegado nacional de INSESO a quien se achaca de desviar más de cien mil millones de Francos CFA. Ninguno de estos escándalos ha terminado en condena, ya que seguimos viendo a muchos de esos personajes presentarse ante los medios de comunicación como ciudadanos ejemplares. Es decir, la corrupción que gangrena la economía de nuestro país está institucionalizada y viene desde las más altas esferas del poder.

 

Mientras sufre el pueblo de Guinea Ecuatorial, acuciado por la crisis y la pobreza, vemos que el Vicepresidente de la República lleva un tren de vida escandaloso que él mismo se encarga de difundir por las redes sociales sin ningún tipo de pudor ni sensibilidad hacia la situación en que se encuentra la mayoría de sus conciudadanos.

 

Para intentar tapar sus despropósitos y distraer a los ciudadanos con falsas esperanzas, el Gobierno anunció la creación de 4.000 puestos de trabajo en la Administración Pública. Los sufridos jóvenes ecuatoguineanos, esperanzados por ese anuncio, se sacrificaron en hacer la documentación y presentarse a los exámenes. A día de hoy, no hay ni rastro de esos 4.000 empleos; se volverá a hablar de ellos cuando se acerquen las elecciones, ya que el objetivo no es dar trabajo a nadie, sino entretener a los jóvenes y mantenerles fieles al PDGE.

 

Recientemente, el régimen ordenó perseguir a los extranjeros indocumentados sin el más mínimo respeto a los derechos humanos y a la tradicional hospitalidad que caracteriza al pueblo ecuatoguineano, hospitalidad que se ha puesto de manifiesto, una vez más, cuando numerosos compatriotas han acogido en sus hogares a miles de esos indocumentados para protegerlos contra la furia de las mal llamadas Fuerzas de Seguridad del régimen opresor.  Uno de los colectivos más afectados han sido los ciudadanos procedentes de Camerún, nuestro país vecino y hermano de siempre, precisamente el que acoge la Copa de África de Naciones de 2022, que se inicia este próximo día 9 de enero, y en la que la Selección de Guinea Ecuatorial va a participar. Aprovecho este mensaje para desear suerte y éxitos a nuestros futbolistas del Nzalang Nacional, para que representen con dignidad y orgullo a nuestro país, al tiempo que animo a todos los ecuatoguineanos, y a los que también felicito, para que sigamos haciendo de nuestra tierra un país siempre y sumamente acogedor.

 

A pesar del triste balance de la gestión del gobierno del PDGE durante el año 2021, invito al pueblo de Guinea Ecuatorial a mantener la esperanza, pues no todo está perdido. Es verdad que nuestro país ha sido saqueado de forma despiadada durante décadas, y lo sigue siendo, pero, por suerte, todavía tenemos cabezas pensantes que pueden crear riqueza y bienestar para todos. Porque la riqueza de los países no está en sus bosques, ni en sus mares ni en su subsuelo, sino en las cabezas de sus hijos de buena voluntad, y Guinea Ecuatorial tiene esas cabezas.

 

En manos de todos nosotros está la solución a nuestros problemas, a nuestra falta de democracia y a la injusticia a que nos ha sometido el régimen en plaza. Si queremos libertad, justicia, paz y prosperidad, nos toca a nosotros mismos luchar por esos valores, y no esperar a que sean otros quienes lo hagan. La comunidad internacional no trae la democracia a ningún país; de hecho, salvo en Sao Tomé y Príncipe, no hay democracia en ningún otro país del África central, y la inmensa mayoría de países del continente africano viven en dictadura.

 

La pregunta que nos debemos hacer es la siguiente: si la comunidad internacional no puede intervenir en un país soberano para establecer la democracia, incluso en países con conflictos armados, ¿qué nos hace pensar que España, Estados Unidos, Francia o la ONU, puedan o deban intervenir en Guinea Ecuatorial para darnos la democracia? Si pudieran hacerlo, ¿por qué no lo han hecho en más de 40 años de régimen dictatorial en nuestro país?

 

Estimados compatriotas, amantes de la libertad y de la justicia: el destino de nuestro país está en nuestras propias manos. Si hoy no luchamos por acabar con la dictadura y establecer la democracia en Guinea Ecuatorial, el señor Obiang va a dejar el poder en manos de su hijo, y nuestros hijos seguirán sufriendo lo que hoy sufrimos nosotros, y la Historia nos juzgará por no haber hecho lo correcto en beneficio nuestro y el de nuestros descendientes.

 

El año 2022, que mañana empieza, es un año electoral. Esperamos y deseamos que el Presidente de la República decrete una amnistía general y habilite todos los mecanismos necesarios para que dichos comicios se celebren con las mínimas garantías de transparencia, equidad y objetividad a fin de que tengan credibilidad. Sinceramente, animo al Presidente a coger el toro por los cuernos y actuar en esta línea promoviendo un Gran Acuerdo Nacional Inclusivo entre todas las fuerzas políticas y sociales de la nación que haga posible la reconciliación nacional y la convivencia en un verdadero ambiente de libertad, unidad, paz y justicia para todos.

 

Desde luego, en caso de que el señor Obiang hiciera oídos sordos a este llamamiento como en ocasiones anteriores, y visto que nadie le va a obligar a hacer tal o cual cosa, si le dejamos que vaya solo a las elecciones como de hecho, viene sucediendo, Obiang volverá a ganar mal, como siempre, y a gobernar mal como siempre. Y la comunidad internacional, como siempre, volverá a reconocer a su gobierno.

 

Por esta razón, en representación de mi partido, CPDS, pido a todas las fuerzas políticas y sociales, contrarias al régimen, que, sin distinción de siglas, etnias o regiones, se unan en una gran alianza política capaz de movilizar a todos los militantes y simpatizantes de la oposición y a todos los ciudadanos indignados por la mala gestión del gobierno del PDGE. Los perjudicados por el régimen actual somos la mayoría y, todos juntos, podremos enfrentarnos con fuerza suficiente al PDGE y vencerle democráticamente en las próximas elecciones.

 

En política, nada es imposible.

 

Estimados compatriotas, os deseo a todos un feliz año nuevo 2022 lleno de paz, libertad, justicia y prosperidad.

 

Que Dios bendiga a la República de Guinea Ecuatorial.

 

Muchas gracias.