COMUNICADO DE CPDS: el ministerio de Educación desconcierta a la comunidad educativa con órdenes contradictorias entre sí

31 marzo 2021
Autor:

  Tras la aparición de la pandemia de la Covid-19 en Guinea Ecuatorial, el Gobierno tomó varias medidas que afectaron al sector educativo, entre otros. El 8 de febrero de 2021, el Presidente de la República sancionó el Decreto número 9/2021, del 8 de febrero, mediante el cual se ordenaba el toque de queda indefinido … Continuar leyendo «COMUNICADO DE CPDS: el ministerio de Educación desconcierta a la comunidad educativa con órdenes contradictorias entre sí»

 

Tras la aparición de la pandemia de la Covid-19 en Guinea Ecuatorial, el Gobierno tomó varias medidas que afectaron al sector educativo, entre otros. El 8 de febrero de 2021, el Presidente de la República sancionó el Decreto número 9/2021, del 8 de febrero, mediante el cual se ordenaba el toque de queda indefinido en el país. Dicho decreto presidencial establece el cierre de cualquier centro educativo del ámbito nacional donde se registre un caso de coronavirus.

 

Sin embargo, mediante  la Orden ministerial 02/2021, de fecha 26 de febrero, el Primer viceprimer ministro y ministro de Educación, Celemente Engonga Nguema Onguene, en contra de lo establecido en el Decreto presidencial arriba mencionado, y utilizando como pretexto los informes del Comité Técnico de Vigilancia y Lucha contra la COVID, que revelaban un aumento diario de casos de coronavirus, ordena el cierre de todos los centros educativos de las ciudades de Malabo y Bata y barrios adyacentes durante 14 días, del 1 de marzo al 15 del mismo mes.

 

El fin de semana del viernes 12 al domingo 14 de marzo, el ministro estuvo en su pueblo asistiendo a funerales y no se molestó en dar órdenes a la comunidad educativa si las clases se retomaban en Malabo y Bata el lunes 15 o no. Así pues, ante la ausencia de instrucciones, algunos centros educativos reabrieron sus puertas el lunes 15 y el martes 16 de marzo; el Inspector técnico de Educación del distrito de Bata, por su parte, publicó un “AVISO MUY IMPORTANTE”, asegurando que “tras el vencimiento del plazo de cierre temporal de las clases presenciales según la Orden Ministerial número2/2021…, las clases se reanudaron ayer lunes día 15 de los corrientes”, instando a los padres y tutores de los alumnos “tomar disposiciones a fin de que los estudiantes asistan regularmente a clases”.

 

Tan solo unas horas después, el mismo día 16 por la noche, el Ministro de Educación publicó un “COMUNICADO URGENTE” en el que viene a “prorrogar, por un periodo de 14 días naturales más, el cierre de los centros públicos y privados de las ciudades de Malabo, Bata y barrios adyacentes, a partir del día 17 de marzo hasta el 30 del mismo”, y lo hizo con dos días de retraso, cuando los centros ya estaban reabiertos. Con esta prórroga de cierre, llegaba la Semana Santa.

 

Ayer, 29 de marzo, mediante un “COMUNICADO MUY IMPORTANTE”, el mismo ministro de Educación, Clemente Engonga Nguema Onguene, informa de que “todos los centros educativos públicos y privados del territorio nacional, incluidos los de los distritos de Malabo, Bata y Barrios Adyacentes, iniciarán las clases el lunes día 5 de abril…” Sin embargo, hoy 30 de abril, tan solo un día después, el mismísimo ministro de Educación publica un “AVISO IMPORTANTE”, mediante el cual “por inmediata recomendación del Comité Técnico de Control y Vigilancia de la Covid-19, con sumo pesar, el Ministerio de Educación, Enseñanza Universitaria y Deportes, transmite a los docentes y estudiantes de las ciudades de Malabo, Bata y Barrios Adyacentes, que se prorroga una vez más la reanudación de las clases presenciales en dichas ciudades hasta nuevo aviso”.

 

Tanto desbarajuste es inadmisible en un ministerio como el de la Educación, encargado de la formación de los jóvenes, que son el futuro del país. ¿No dispone Clemente Engonga de una agenda donde apunta sus actividades inmediatas y futuras con sus correspondientes fechas? ¿No cuenta con un equipo de colaboradores? ¿Qué hace el secretario General del Ministerio y los directores generales? Teniendo en cuenta que los cierres son una medida de prevención contra el coronavirus, ¿no consulta el ministro con el Comité de Vigilancia y Lucha contra el Covid-19 antes de ordenar el cierre y reapertura de los centros educativos? ¿Qué ha querido decir el ministro de Educación con que “se prorroga la reanudación de las clases presenciales”? ¿Quería decir, en realidad, que se prorrogaba el cierre de los centros educativos?

 

La verdad es que a Clemente Engonga Nguema Onguene, de escasa formación académica, pero curtido como ministro del Interior durante dos décadas especializándose en el arte de la intimidación, compra de líderes políticos y organización y ejecución de escandalosos fraudes electorales, de donde fue cesado en abril de 2019 por la implicación de su hijo en la intentona golpista del 24 de diciembre de 2017, el ministerio de Educación le queda demasiado grande. Su presencia en dicho departamento no puede tener otro significado que el de dar el tiro de gracia a un sector educativo en plena agonía.

 

Engonga Nguema Onguene debe ser inmediatamente cesado, por ser el peor ministro de un Gobierno incompetente, y por piedad a los pobres estudiantes de Guinea Ecuatorial,  que son el futuro del país, aunque al General Obiang eso le importe un rábano.

 

Malabo, 30 de marzo de 2021

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL DE CPDS