Comunicado de CPDS ante las declaraciones del vicepresidente de la República minimizando la ayuda internacional por la tragedia de Bata

29 marzo 2021
Autor:

  La República de Guinea Ecuatorial sufrió la mayor catástrofe jamás conocida en la historia del país, el 7 de marzo del año en curso, cuando varios contenedores cargados con dinamita explotaron en el cuartel militar de Nkoantoma, en Bata, matando a un número indeterminado de personas, mutilando a otras y dejando varios desaparecidos, además … Continuar leyendo «Comunicado de CPDS ante las declaraciones del vicepresidente de la República minimizando la ayuda internacional por la tragedia de Bata»

 

La República de Guinea Ecuatorial sufrió la mayor catástrofe jamás conocida en la historia del país, el 7 de marzo del año en curso, cuando varios contenedores cargados con dinamita explotaron en el cuartel militar de Nkoantoma, en Bata, matando a un número indeterminado de personas, mutilando a otras y dejando varios desaparecidos, además de la destrucción de varias casas privadas e inmuebles públicos. Esta catástrofe, dicho sea de paso, no debió ocurrir si Guinea Ecuatorial tuviese un Gobierno mínimamente responsable en todas y cada una de sus funciones, principalmente la de proteger a la población.

 

La misma tarde de la tragedia, el ministro de Asuntos Exteriores, Simeón Oyono Esono, reunió a los embajadores acreditados en Malabo y pidió ayuda a sus países y a la comunidad internacional en general, petición a la que Convergencia para la Democracias Social (CPDS), se sumó el mismo día. En respuesta, muchos países, tanto los que tienen representación  diplomática en plaza como los que no, llegaron inmediatamente, con todo tipo material sanitario, equipos médicos y hospitales de campaña, además de artificieros especializados en la desactivación y búsqueda de proyectiles y minas.

 

Sin embargo, durante un acto celebrado el 23 de marzo en el palacio de conferencias de Ngolo para dar lo que se calificó como “ayuda” a los damnificados, en un uso político y partidista sin escrúpulos de la tragedia, el vicepresidente de la República, Teodoro Nguema Obiang Mangue, maestro de ceremonias del acto, declaró, en lengua fang, que “cuando la ayuda internacional llegó al país dos días después de las explosiones, nuestras autoridades ya tenían la situación controlada, casi todo estaba ya hecho”.

 

CPDS condena estas manifestaciones y las considera un despropósito inadmisible porque son irrespetuosas y faltan a la verdad, y exige que el Gobierno de Guinea Ecuatorial sea humilde y pida disculpas a los países que, de forma humanitaria, acudieron en su ayuda trayendo tal cantidad de material y equipos sanitarios que el propio Estado ecuatoguineano no ha sido capaz de adquirir en varios lustros.

 

Malabo, 29 de marzo de 2021

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL DE CPDS