Preocupante ausencia del Gobierno de Guinea Ecuatorial en un momento crucial de la historia del país

8 marzo 2021
Autor:

  Desde que Guinea Ecuatorial conociese ayer la peor catástrofe humanitaria de su historia con el inicio, a las 13 horas, de una serie de explosiones que cesaron a las 21 horas y que causaron la desaparición del cuartel de Nkoantoma y graves daños materiales en los edificios de los barrios cercanos, así como un … Continuar leyendo «Preocupante ausencia del Gobierno de Guinea Ecuatorial en un momento crucial de la historia del país»

 

Desde que Guinea Ecuatorial conociese ayer la peor catástrofe humanitaria de su historia con el inicio, a las 13 horas, de una serie de explosiones que cesaron a las 21 horas y que causaron la desaparición del cuartel de Nkoantoma y graves daños materiales en los edificios de los barrios cercanos, así como un número aún indeterminado de víctimas mortales, se echa en falta la presencia de las autoridades del Estado para informar y calmar a la población.

 

En la tarde de ayer, viajó de Malabo a Bata el vicepresidente de la República, Teodoro Nguema Obiang Mangue, rodeado de fuertes medidas de seguridad protagonizadas por sus escoltas israelíes, pero no se sabe qué dijo Nguema Obiang a la población, porque no habló, limitándose a gesticular. Poco después, apareció el primer ministro del Gobierno, Francisco Pascual E. Obama Asué en el hospital regional de Bata, con guantes blancos y preocupado solo por salir en la foto.

 

En el telediario de las 21:00 de TVGE, el Jefe del Estado, Teodoro Obiang Nguema mandó un escueto comunicado culpando a sus jefes militares de la catástrofe. Obiang no se dignó en aparecer en la televisión para lanzar un mensaje de ánimo, serenidad y pésame a su pueblo.

 

En las dos televisiones del país, la pública y la privada, propiedad del vicepresidente de la República, no ha aparecido ni un solo responsable de las Fuerzas Armadas, ni del ministerio de Defensa; solo una fugaz aparición del titular de Asuntos Exteriores en su reunión con los diplomáticos para pedirles ayuda. Solo intervienen algunos sanitarios y se ha escuchado una breve entrevista telefónica con el viceministro de Sanidad.

 

En todo el día de ayer no hubo imágenes en directo de los sucesos, solo algunas grabaciones hechas con teléfonos móviles por los testigos y un valiente reportero de nombre Felicísimo, que también mandaba sus imágenes con su móvil. No ha habido tampoco un despliegue de los medios de comunicación para informar desde los cuatro puntos focales de los hechos: el campamento siniestrado y los tres centros médicos adonde se traslada a los heridos y fallecidos. Solo se ven algunas imágenes del Hospital Regional de Bata.

 

¿Qué hace el presidente Obiang, en un momento en el que un verdadero líder tiene que dar la talla? ¿Qué ha hecho el Gobierno? ¿Qué medidas urgentes ha tomado? ¿Ha habilitado centros de acogida para las personas que han perdido sus casas? ¿Pueden colaborar los ciudadanos, y de qué manera?

 

El hecho de ser los familiares los que acogen a los suyos que han perdido sus casas o han sido evacuados por temor a nuevas explosiones; ver a los heridos ir al hospital por su propio pie, y a otros llegar en taxis y furgonetas, sin ambulancias ni camillas, con heridos y personas sanas mezclados con el escaso personal sanitario sin equipamiento alguno, ya es un indicador suficiente de que Guinea Ecuatorial está en muy malas manos. No hay Gobierno. La comunidad internacional debe asistir al pueblo de Guinea Ecuatorial. De lo contrario, este país puede dejar de existir como tal, si es que no lo ha hecho todavía.

 

Malabo, 8 de marzo de 2021

LA SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN DE CPDS