NOTA INFORMATIVA : La OMS publica las cifras reales de contagios de Covid-19 en Guinea Ecuatorial

7 mayo 2020
Autor:

Esta mañana nos ha sorprendido a todos los guineanos descubrir, en un informe muy diferente de los anteriores, que Guinea Ecuatorial ha alcanzado 439 casos positivos de Covid-19 y 4 muertos. Y no ha sido por comparecencia del ministro de Sanidad ante los medios informativos, sino por un documento suscrito conjuntamente por el Comité Técnico de Vigilancia y por Naciones Unidas. … Continuar leyendo «NOTA INFORMATIVA : La OMS publica las cifras reales de contagios de Covid-19 en Guinea Ecuatorial»

Esta mañana nos ha sorprendido a todos los guineanos descubrir, en un informe muy diferente de los anteriores, que Guinea Ecuatorial ha alcanzado 439 casos positivos de Covid-19 y 4 muertos. Y no ha sido por comparecencia del ministro de Sanidad ante los medios informativos, sino por un documento suscrito conjuntamente por el Comité Técnico de Vigilancia y por Naciones Unidas. Los datos aparecen en la página de la OMS ( https://www.worldometers.info/coronavirus/). El referido informe circula por las redes sociales y, hasta el momento de publicar esta nota informativa, no ha sido leído por televisión. Las propias autoridades sanitarias tampoco han comparecido ante los medios informativos del Estado, como de costumbre, para confirmar estas cifras que confirman que se ha estado ocultando datos. Reina el mutismo.

 

Bien evidentemente, aquí ha pasado algo. Desde varios días, diferentes voces venían denunciando el silencio de las autoridades sanitarias, desde el pasado día 28 de abril, sobre la evolución de los contagios en el país, con la clara sospecha de que  estaban ocultando casos.  

 

Este mutismo de las autoridades sanitarias guineanas, que en nada beneficia a Guinea Ecuatorial, aparte de nutrir los rumores, de desmotivar a la población en la necesidad de reforzar las medidas de prevención contra la enfermedad y de presentarles ante la comunidad nacional e internacional como personas poco responsables, carece totalmente de sentido. Y visiblemente, es esto último lo que acaba de producirse. Alguna “poderosa razón” les ha obligado a aceptar la publicación de los verdaderos datos, a revelar la verdad y dejarles al descubierto.

 

En su comparecencia del día 4 de mayo, durante la cual dio cuenta de dos nuevos fallecimientos de Covid-19 ascendiendo el número de muertos a tres, el ministro de Sanidad y flamante coordinador del Comité Técnico de Vigilancia y Respuesta al coronavirus, omitió la información esperada y proporciono aquella que hubiera sido preferible no evocar. En efecto, aparte de no decir nada sobre la evolución de contagios en el país, información que la población estaba esperando, se explayó en explicaciones y comentarios profesional, legal y deontológicamente innecesarios.

 

En esa línea, por un lado, el ministro dejó entender que se habían elaborado, por fin, los protocolos de manejo de los pacientes sospechosos de contagio, sin desglosarlos. Esto revelaba que el comité venía trabajando desde más de tres meses sin protocolos, o sea, improvisando… Pero vale mejor tarde que nunca.

 

Por otra parte, en su comunicado, el ministro reveló urbi et orbi la identidad de los fallecidos y todos sus datos  clínicos, violando claramente con ello el sagrado principio deontológico del secreto médico y el derecho a la confidencialidad del paciente, en este caso, de los fallecidos.

 

Asimismo, el ministro estimó oportuno exponer al mundo entero los tratamientos aplicados a los fallecidos, destacando la administración de Aspirina y de antiinflamatorios, pero olvidándose de que, por el principio de precaución y aunque no se disponga todavía de un estudio científico formal que evalúe la responsabilidad de los antiinflamatorios en la agravación de una infección por COVID-19, la prudencia desaconseja la utilización de estas moléculas  en esta indicación porque se sabe que sus efectos  pueden ocultar los síntomas de una infección que se agrava. Lo más prudente hubiera sido, pues, abstenerse de dar esta información.

 

En todo caso, en este clima de aparente confusión en el ámbito de la gestión de la pandemia en Guinea Ecuatorial, los guineanos agradecen profundamente esta “razón poderosa” que ha hecho que la verdad y el realismo reluzcan finalmente, y desean que dicha razón permanezca hasta el final de este azote.

 

Señalar, por último, que cuando la Unesco recomienda creer en los datos proporcionados por los Gobiernos, la Unesco debería saber que hay gobiernos que se esfuerzan por no ser creíbles y que suscitan escepticismo, como el de Guinea Ecuatorial.

 

Malabo, 06 de mayo de 2020

LA SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN