El ministro Nguema Owono le da la razón a la enfermera a quien ordenó encarcelar

27 abril 2020
Autor:

Hacemos la siguiente reflexión a raíz de un pequeño vídeo de 20 segundos de duración, que se ha hecho viral, de la entrevista que el ministro de Sanidad de Guinea Ecuatorial, Salomón Nguema Owono, concedió a la televisión tras finalizar el encuentro del Comité Político que dirige el vicepresidente de la República, Teodoro Nguema Obiang … Continuar leyendo «El ministro Nguema Owono le da la razón a la enfermera a quien ordenó encarcelar»

Hacemos la siguiente reflexión a raíz de un pequeño vídeo de 20 segundos de duración, que se ha hecho viral, de la entrevista que el ministro de Sanidad de Guinea Ecuatorial, Salomón Nguema Owono, concedió a la televisión tras finalizar el encuentro del Comité Político que dirige el vicepresidente de la República, Teodoro Nguema Obiang Mangue, con el Comité Técnico presidido por el Ministro de Sanidad, el pasado sábado. Durante la entrevista, no se sabe si traicionado por el subconsciente o víctima de un repentino ataque de sinceridad, Salomón Nguema Owono dice: ”Equipar al Comité Técnico, ¿por qué?, porque tenemos muchísima necesidad. Necesitamos materiales, necesitamos vehículos, necesitamos productos, etcétera, etcétera. Por eso, el vicepresidente, día y noche, está buscando formas y fórmulas para adquirir esos materiales para el Comité Técnico”.

 

Tras escuchar estas palabras de Nguema Owono, a uno se le vienen a la cabeza muchas preguntas de sentido común, entre ellas: ¿Está el señor ministro desbordado por los acontecimientos y ya no puede mantener las apariencias? ¿Al señor Nguema Owono se le acabó algo tan importante en un ser humano, como es la vergüenza? ¿Es verdad que hay muchísima necesidad de material en el Comité Técnico, como afirma? A todas estas preguntas cualquiera podría responder con un “Sí”, si se recuerda el episodio dantesco que el mismo Salomón Nguema protagonizó, hace diez adías. Durante unas horas, circuló una grabación en audio en la que una enfermera denunciaba la falta de oxígeno en el nuevo hospital de Sampaka y expresaba su temor por la salud de los sanitarios. Poco tiempo después, el ministro movilizó sus servicios de inteligencia y descubrió, de inmediato, que la enfermera en cuestión era Nuria Obono Ndong Andeme. Salomón Nguema, tras acusar de mentirosa a la sanitaria y amenazarla con meterle el oxígeno en la boca, aseguró que el hospital de Sapaka estaba preparado para hacer frente a la crisis y que había oxígeno suficiente, e hizo recorrer a Nuria Obono las instalaciones del hospital de Sampaka con las cámaras de televisión para que viera las bombonas de oxígeno. Acto seguido, la enfermera fue conducida a la comisaría de policía, donde pasó la noche. Al día siguiente, se celebró un juicio sumarísimo contra ella bajo la acusación de “revelación de secretos”, enviándola inmediatamente a prisión provisional a Black Beach.

 

Durante la entrevista del sábado, Nguema Owono cita varios materiales que les faltan, y termina con “etcétera, etcétera”. ¿Qué producto evitaba mencionar? Si decir que “falta oxígeno”, como lo dijo Nuria Obono, es un delito de revelación de secretos, ¿no es más grave todavía decir que “tenemos muchísima necesidad” y enumerar cosas que faltan, como vehículos?

 

Señor ministro, estas carencias que relata usted y termina con “etcétera, etcétera”, y que denunció la enfermera Nuria mencionando sólo el oxígeno, no son ningún secreto para nadie, pues son realidades que los ciudadanos guineanos conocen porque las viven a diario en su propia carne. Esta realidad la denunció Nuria Obono en privado, como se lo hizo ver Plácido Micó, y usted lo ha hecho públicamente. ¿Se puede decir, entonces, que usted ha revelado secretos? Como se dijo en el caso de Nuria, lo mismo se dice en el suyo: no hay revelación de secretos. Usted no ha revelado ningún secreto ni deberían llevarlo a juicio sumarísimo, ni mucho menos encarcelarlo provisionalmente. Su breve intervención por televisión nos ha sacado de muchas dudas a todos: NO HAY MATERIALES para luchar contra la pandemia del coronavirus en nuestro país. Ahora toca hacer buena gestión para que no sólo haya material, sino que dicho material se utilice para su fin porque, como insiste usted mismo, el escenario próximo no es nada halagüeño: podríamos alcanzar más de 40.000 contagiados en menos de dos meses en caso de mala gestión de la crisis. Y no hace falta hacerle ver, señor ministro, que, en un país tan pequeño como Guinea Ecuatorial, no quedaría piedra sobre piedra si se cumpliese el fatídico pronóstico.