Evo Morales ante el 99 por cien para Obiang

23 abril 2020
Autor:

Tras leer la contrarréplica del PDGE a la réplica de CPDS en defensa de Plácido Micó Abogo, a uno se le viene a la cabeza una anécdota que tuvo lugar en Bolivia en noviembre de 2017. Según un despacho de la Agencia EFE, difundido por numerosos medios de comunicación de todo el mundo, durante la … Continuar leyendo «Evo Morales ante el 99 por cien para Obiang»

Tras leer la contrarréplica del PDGE a la réplica de CPDS en defensa de Plácido Micó Abogo, a uno se le viene a la cabeza una anécdota que tuvo lugar en Bolivia en noviembre de 2017. Según un despacho de la Agencia EFE, difundido por numerosos medios de comunicación de todo el mundo, durante la IV Cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas, celebrada en la ciudad boliviana de Santa Cruz, el entonces presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó en su discurso de apertura que “me ha sorprendido saber que mi hermano Teodoro Obiang, siempre gana las elecciones con más del 90% de los votos”, y le pidió, en tono irónico, “compartir la experiencia”. La Cumbre del FPEG se celebró el 23 de noviembre de 2017, once días después de las elecciones municipales y legislativas celebradas en Guinea Ecuatorial el 12 de noviembre, “ganadas”, a mano armada, por el PDGE con el 99 % de los votos.

 

Estas victorias al 99%, insólitas en la historia democrática universal, constituyen uno de los argumentos empleados por el PDGE para hacer alarde de mejor partido que CPDS, en una contrarréplica a este partido por defender a su ex secretario general, Plácido Micó, de un ataque del PDGE por la crítica hecha por Micó, con argumentos técnicos y jurídicos (que el PDGE no pudo refutar), a la detención y encarcelamiento de la enfermera Nuria Obono Ndong, hoy liberada.

 

El otro argumento para presentarse como mejor partido es la longevidad de sus dirigentes, por honrar a “todos los responsables de nuestro partido, porque forman parte de nuestra historia… Justamente lo contrario que hace CPDS, que ni siquiera ha mantenido a sus figuras más representativas e históricas”. En definitiva, el PDGE ha hecho muy bien las cosas y por eso es un partido cohesionado, de masas, hacen entender en su respuesta.

 

Sin embargo, el PDGE olvida una diferencia importante, y es que, al ser un partido-Estado en un régimen de casi partido único, ofrece ventajas y prebendas sólo a sus militantes que otros partidos no pueden ofrecer, y por eso todo el mundo se afilia al partido de Obiang porque quiere trabajar, comer y vivir; sus militantes no están unidos por vínculos ideológicos, sino materiales, donde la lucha por el poder es encarnizada. Por algo, durante sus fiestas y recepciones, ningún dirigente del PDGE deja sola su copa.

 

Si el PDGE honra a sus figuras históricas, nadie puede entender que uno de sus fundadores y máximo ideólogo, el jurista Eloy Eló Nve Mbendono, haya pasado más de diez años en el exilio, regresando a Guinea para morir dos meses más tarde. Tampoco se entiende que otro histórico, Felipe Ondo Obiang, que fue ministro y presidente de la Cámara de los Representantes del Pueblo, esté ahora exiliado en España, como Julio Ndong Ela Mangué, otro histórico y pionero de los fraudes electorales de quien aprendió el PDGE las técnicas del pucherazo. ¿Cuántos militantes del PDGE conocen a Alberto Abaga? Muy pocos, por no decir ninguno. Pues Alberto Abaga, muerto en el más absoluto de los anonimatos y la pobreza, fue, junto con Eloy Eló Nve y Teodoro Obiang Nguema, uno de los fundadores del PDGE. Tanto honra el PDGE sus figuras históricas, que nadie en el partido se atreve a mencionar ninguno de esos nombres, y tan bien lo hace el PDGE que, a día de hoy, tiene en la cárcel a más de medio centenar de sus militantes y dirigentes, acusados de intentar levantarse en armas contra su propio régimen.

 

La historia de Guinea Ecuatorial de los últimos 40 años demuestra que el PDGE no puede dar lecciones de democracia, sino de manipulación y desinformación. En el PDGE no entienden lo que significa dar paso a otros, porque el poder es su medio de vida. Si Plácido Micó dejó paso a otros no significa que fuera expulsado, pues sigue siendo el militante con el carnet número 2 de CPDS, al igual que Amancio Gabriel Nsé Angüe, ahora sin funciones ejecutivas, pero dispuesto a acudir siempre que el partido lo necesite, como fue su participación en el Consejo Nacional de CPDS, celebrado en Bata en junio de 2019, donde fue ponente.

 

Ni el falso respeto a las figuras históricas, ni la experiencia de cuatro décadas gobernando, le han servido al PDGE para sacar adelante un pequeño país inmensamente rico, que ha pasado de tener la renta per cápita más alta de África, a mendigar asistencia financiera del Fondo Monetario Internacional. Eso sí, la riqueza del país ha servido para enriquecer a los dirigentes del PDGE, a los que el mismísimo Obiang llama “los nuevos ricos insolidarios”, esos ricos capaces, por intereses personales, de donar 1.000 millones de francos CFA al MAO (Movimiento de Amigos de Obiang), o repartir comida y dinero por todo el país para comprar el voto de los ciudadanos, pero incapaces de ayudar, durante esta crisis del coronavirus, a los más desfavorecidos que, supuestamente, les suelen votar para obtener el 99% y seguir acumulando sus fortunas.

 

Esta es la herencia que legará el PDGE cuando llegue la democracia a Guinea Ecuatorial, que llegará sin duda alguna. Entonces, ya veremos si, en unas elecciones limpias, transparentes y justas, celebradas en igualdad de condiciones, el PDGE gana el 10% de los votos. Demos tiempo al tiempo.