El Gobierno de Guinea Ecuatorial y la eléctrica SEGESA se burlan de la población

16 abril 2020
Autor:

Mediante la Orden de fecha 14 de abril, por la que el Gobierno de Guinea Ecuatorial prorroga el estado de alarma por la emergencia sanitaria del coronavirus, COVID-19, se dictaron varias medidas, entre ellas la recogida en el artículo 4.3 ordenando a la empresa SEGESA “no cortar la luz a su clientela durante la vigencia … Continuar leyendo «El Gobierno de Guinea Ecuatorial y la eléctrica SEGESA se burlan de la población»

Mediante la Orden de fecha 14 de abril, por la que el Gobierno de Guinea Ecuatorial prorroga el estado de alarma por la emergencia sanitaria del coronavirus, COVID-19, se dictaron varias medidas, entre ellas la recogida en el artículo 4.3 ordenando a la empresa SEGESA “no cortar la luz a su clientela durante la vigencia del periodo que indica esta Orden, por no poder desplazarse ningún ciudadano para el pago de sus facturas de luz”. Por su parte, el director general de esa compañía eléctrica, Nicolás Nguema Bibang Nzang, siguiendo la estela del Gobierno, ha publicado, hoy día 16 de abril, un Comunicado en el que anuncia la toma de las siguientes medidas:

 

“1. Durante el periodo de estado de alarma nacional, no se penalizará a los abonados por pagos tardíos.

“2. Los inspectores realizarán el reparto de las facturas en las viviendas de los abonados.

“3. Recordar a los abonados que, una vez recibidas las facturas, pueden realizar sus correspondientes pagos en las diferentes entidades bancarias y sus respectivas sucursales.”

 

El comunicado de SEGESA termina con un soflama demagógico: “Siendo conscientes de que solo juntos podemos superar esta grave situación de crisis internacional, la empresa SEGESA insta a la población a seguir rigurosamente las medidas de protección implementadas por el gobierno de la República, recordando que todos y cada uno de nosotros como sociedad somos responsable y necesarios para dar solución a esta grave situación”.

 

¿Con qué autoridad moral insta SEGESA a la población a seguir rigurosamente las medidas de protección si, al mismo tiempo, sigue instando a sus abonados a salir a la calle para ir a pagar las facturas?

 

Como ya lo criticó CPDS tras la lectura de la Orden por radio y televisión, el Gobierno ordena a SEGESA no cortar la luz, NO POR por las dificultades económicas que tiene la población en estos momentos de falta de actividad, sino para evitar aglomeraciones. El Gobierno ignora deliberadamente que la inmensa mayoría de los hogares, mantenidos por personas dedicadas a actividades como los taxis, las ventas en los mercados, las clases en centros privados, las tiendas y pequeños talleres, no tienen ingresos debido al confinamiento causado por el estado de alarma nacional decretado. Dicho de otra manera: cuando termine el confinamiento y se vuelva a la normalidad    ̶ lo cual no se sabe cuándo ocurrirá ̶ , ¿cómo van esos hogares a pagar las facturas de luz si no han recibido ingreso alguno durante ese tiempo?

 

El comunicado de SEGESA viene a secundar la insensibilidad del Gobierno al enviar a sus inspectores a repartir a domicilio las facturas de luz y pedir que los abonados  sigan saliendo a la calle para ir a pagar dichas facturas. Es decir, con o sin el coronavirus, los abonados, trabajando o no, con recursos o sin recursos, van a pagar las facturas de la luz que consuman durante el confinamiento.

 

Después de tantas órdenes del Gobierno, reuniones diarias y discursos oficiales, ¿cuál ha sido la medida concreta que ha tomado e implementado el Gobierno para resolver las necesidades vitales de la población? ¿Qué piensa hacer el Gobierno para alimentar a todos aquellos que, al estar encerrados en sus casas, no pueden realizar sus actividades de supervivencia diaria? ¿Dónde están las aportaciones de los “nuevos millonarios del país” a los que el Presidente Obiang suele referirse en sus discursos? ¿Qué ha aportado de su fortuna personal el propio Obiang y su familia para ayudar a la población? ¿Dónde está la “Madrina de las capas sociales más desfavorecidas” en un momento crítico en el que dichas capas la necesitan más que nunca?

 

La capacidad de gestión, generosidad y fortaleza de los grandes gobernantes y estadistas, no se ve en los momentos dulces y de bonanza económica, sino cuando sus países atraviesan los momentos más críticos, como ahora.