NOTA INFORMATIVA: CPDS tiende la mano al Gobierno de Guinea Ecuatorial para colaborar en la lucha contra el coronavirus COVID-19

15 abril 2020
Autor:

  Tras la Orden de fecha 15/03/2020, por la que se declaraba el estado de alarma nacional, motivada por la propagación del COVID-19, el Gobierno que coordina Francisco Pascual OBAMA ASUÉ adoptó varias medidas, entre ellas, el cese de actividad escolar, religiosa y otras no esenciales, y se invitaba a la población a confinarse en … Continuar leyendo «NOTA INFORMATIVA: CPDS tiende la mano al Gobierno de Guinea Ecuatorial para colaborar en la lucha contra el coronavirus COVID-19»

Usuarios de la compañía eléctrica SEGESA, en fila para pagar sus facturas de luz

 

Tras la Orden de fecha 15/03/2020, por la que se declaraba el estado de alarma nacional, motivada por la propagación del COVID-19, el Gobierno que coordina Francisco Pascual OBAMA ASUÉ adoptó varias medidas, entre ellas, el cese de actividad escolar, religiosa y otras no esenciales, y se invitaba a la población a confinarse en sus casas. A día de hoy, solo se ha vivido un mes de sufrimientos.

 

El 20 de marzo de 2020, el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial creó el Fondo Nacional de Emergencia contra el Coronavirus, dotándolo de unos 5.000 millones de FCFA para combatir la pandemia y prevenir la propagación en el territorio nacional.

 

Convergencia para la Democracia Social (CPDS), apoyó dichas medidas, aunque las calificó de insuficientes. En un documento fechado el 23/03/2020, este partido, jugando el papel que le corresponde como partido de la oposición, envió al gobierno un total de 19 medidas para que el ejecutivo las estudiara y viera cómo introducirlas en su paquete. En La Sexta propuesta, se recogía lo siguiente: “El Gobierno debe ordenar a la compañía eléctrica SEGESA dar una moratoria en el pago de facturas de luz a las familias que, como consecuencia de esta pandemia, no puedan hacer frente a sus pagos”. Esta medida no sólo ayudaría a las familias más perjudicadas por el confinamiento, sino que, además, contribuiría a evitar las aglomeraciones de personas en las oficinas de SEGESA para pagar sus facturas. Como se sabe, los contactos físicos múltiples son otro aliado en la propagación del coronavirus.

 

El Gobierno no solo desoyó durante 21 días aquella propuesta, sino que incumple, de una manera temeraria, su propia Orden arriba mencionada. La población guineana ha seguido, atónita, un reportaje emitido por Televisión Guinea Ecuatorial en el día de hoy, criticando la manera en que se abarrotaba la gente en la explanada de la sede de SEGESA en Malabo, al ser día 14 y los usuarios quieren eludir el recargo que supone pagar la factura después de esa fecha.

 

El Gobierno, que ni siquiera tuvo la cortesía de enviar a CPDS el correspondiente acuse de recibo, está intentando, de forma tímida y errática, poner en marcha algunas de esas medidas, como la colocación de depósitos de agua en algunas de las zonas donde escasea dicho líquido.

 

En el artículo 4.3 de la Orden de fecha 14 de abril, leída en la noche de hoy por TVGE y por la cual el Gobierno acaba de prorrogar la vigencia del estado de alarma, se ordena a la empresa SEGESA “no cortar la luz a su clientela durante la vigencia del periodo que indica esta Orden, por no poder desplazarse ningún ciudadano para el pago de sus facturas de luz”. Es decir, la adopción de esta medida por parte del Gobierno, no obedece a razones humanitarias ni para favorecer a las familias en momentos tan duros, sino por la prohibición de salir a la calle. CPDS sugirió la medida por la necesidad de apoyar a la población y aliviar el peso de sus gastos en un momento en que muchos no perciben ingreso alguno por el confinamiento.

 

Volviendo al Fondo Nacional de Emergencia contra el Coronavirus, cabe hacerse las siguientes preguntas:

  1. ¿En qué piensa gastar el Gobierno los 5.000 millones aportados y cuándo los va a gastar?
  2. ¿El uso opaco de ese fondo no contribuirá a desviar ese dinero a los bolsillos de los de siempre? Por lo demás, esta cifra es totalmente ridícula si se compara con los 250.000 millones aportados por el gobierno gabonés para hacer frente a la crisis del coronavirus, 4.000 millones de ellos destinados a la creación de un banco de alimentos para la población más desfavorecida.
  3. ¿Es consciente el gobierno de Guinea Ecuatorial de la difícil situación que atraviesan sus conciudadanos, que forman la población a la que dice servir?
  4. ¿Sabe el ejecutivo que muchas personas pueden morir de hambre antes que el COVID-19 acabe con ellas?

 

El artículo 4.1 de la misma Orden de fecha 14 de abril, dice que “se dispone el aislamiento total de las personas, de forma que queda totalmente prohibida la salida de los mismos (sic.) a las calles, salvo para situaciones de urgente necesidad o de fuerza mayor, como desplazamientos a los Centros Sanitarios, mercados o farmacias, y a los puestos de trabajo, en cuyo caso deberán llevar permanentemente las mascarillas y los guantas y una credencial expedida por el Presidente de la Comunidad de Vecinos que autorice dichas salidas, las cuales no devengarán ningún derecho de cobro”.

 

Esta restricción lleva a preguntar lo siguiente: teniendo en cuenta que pocas familias tienen capacidad económica suficiente para almacenar comida en casa, y que la mayoría tiene que salir a diario para comprar en las abacerías, mercados o supermercados, ¿de qué manera va el Presidente de la Comunidad a atender a tantos vecinos sin que se produzcan aglomeraciones humanas, precisamente lo que se quiere evitar con la medida? ¿Cómo evitar que el Presidente de la Comunidad de Vecinos actúe con arbitrariedad a la hora de conceder los permisos?

 

Cuando CPDS apoyó la medida del confinamiento total de la gente, contaba con que el gobierno desbloquearía fondos suficientes para satisfacer las necesidades más urgentes de una población que no alcanza ni el millón de habitantes, teniendo en cuenta la riqueza de la que se jacta el régimen y la generosidad de este a la hora de ayudar a otros países. A día de hoy, no hay ni orden ni concierto en el Gobierno, ni los ciudadanos tienen promesa ni garantía alguna de que vayan a ser atendidos por su propio Estado.

 

CPDS le tiende la mano al Gobierno y le propone un encuentro con los partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil, para estudiar cómo implementar las medidas decretadas por el ejecutivo y las propuestas por CPDS, todo con la única finalidad de combatir juntos al coronavirus, pues cuanto más unidos estemos todos, más fácil será salvar al país de esa peligrosa pandemia.

 

Malabo, 14 de abril de 2020.

LA SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN