¿Quién puede difamar en Guinea Ecuatorial?

5 abril 2020
Autor:

Según el Comité Técnico de Respuesta al coronavirus, en Guinea Ecuatorial hay, a fecha de hoy, 16 casos positivos, de los cuales cuatro contagios locales. El Primer Ministro del Gobierno no deja de repetir que la responsable de esos contagios locales es una persona que vino de España con la enfermedad, se negó a pasar … Continuar leyendo «¿Quién puede difamar en Guinea Ecuatorial?»

Según el Comité Técnico de Respuesta al coronavirus, en Guinea Ecuatorial hay, a fecha de hoy, 16 casos positivos, de los cuales cuatro contagios locales. El Primer Ministro del Gobierno no deja de repetir que la responsable de esos contagios locales es una persona que vino de España con la enfermedad, se negó a pasar los protocoles establecidos por el Gobierno en el aeropuerto de Malabo y luego se trasladó a Bata, donde contagió a cuatro personas más.

 

El hecho ha provocado mucho revuelo y pánico en el país, sobre todo en la región continental, y muchos se preguntan cómo pudo saltarse las medidas establecidas por el Gobierno en el aeropuerto de Malabo. Hace unos días, se presentó ante los medios de comunicación a un tal Bienvenido Nguema, un sanitario de Bata al que se acusa de difamación por haber relacionado, supuestamente, a la persona portadora del virus con la Primera Dama. Tanto es así que se ha obligado a Bienvenido Nguema a pedir disculpas en público.

 

Hablando de epidemias y difamaciones, hay que recordar que, en 2015, Crisantos Obama Ondo, entonces representante de Guinea Ecuatorial ante la FAO, acusó al Secretario General de CPDS, Andrés Esono Ondo, de haber viajado a Guinea Conakry para comprar un enfermo de ébola con el fin de traerlo a Guinea Ecuatorial para causar una masacre en este país. Para sustentar esta infamia, Obama Ondo, con el apoyo de la Policía Nacional, trajo a un tal Diallo Coulibaly a Malabo, quien recalcó la misma acusación ante los medios de comunicación. Durante varios meses, Televisión Asonga y Televisión Guinea Ecuatorial organizaron tertulias diarias invitando a analistas y estudiantes para denigrar y calumniar al dirigente de CPDS, a quien se negó el derecho a defenderse. Andrés Esono denunció a Crisantos Obama ante los tribunales, pero no se hizo justicia, pues ni siquiera Obama dio la cara cuando se le citó, y el asunto terminó muriéndose. Como premio por su “hazaña”, Obama Ondo fue promocionado a embajador de Guinea Ecuatorial en Marruecos, y ahora lo es ante la Unión Africana, con sede en Adis Abeba.

 

Lo mismo pasó hace un año, cuando el Secretario General de CPDS fue detenido en Chad por instrucciones del Gobierno de Guinea Ecuatorial, bajo la falsa acusación de haber viajado a Ndjamena con el fin de comprar armas y contratar a mercenarios para dar un golpe de Estado en Guinea. Como siempre, RTVGE y RTV Asonga se dieron su festín a costa de Esono, a quien, una vez más, denigraron hasta la saciedad.

 

Volviendo al caso de la portadora del coronavirus que contagió a cuatro personas en Bata y la acusación al sanitario Bienvenido Nguema, las preguntas obligadas son las siguientes: ¿hay ciudadanos con derecho a difamar impunemente a otros? Dicho de otra manera: ¿hay guineanos por encima de la ley? ¿Por qué no se persiguió a Obama Ondo por difamar al Secretario General de CPDS? ¿Por qué ahora no se organizan tertulias por radio y televisión para analizar un hecho tan grave como que una persona haya puesto en peligro la salud pública de un país? ¿Por qué se persigue ahora a Bienvenido Nguema, y no a la persona que, según Obama Asué, importó el virus y lo contagió de manera imprudente a otras personas? ¿Por qué no se publica el nombre de esa portadora para que todos aquellos que tuvieron contacto con ella, desde su llegada a Guinea, lo sepan? Con las afirmaciones del Primer Ministro de que la persona se saltó concienzudamente las medidas establecidas por el Gobierno en el aeropuerto de Malabo, ¿reconoce Obama Asué que, en Guinea Ecuatorial, las leyes y las medidas tomadas por el Gobierno solo las respetan algunas personas y otras no? ¿No puso el Gobierno ningún dispositivo en el aeropuerto de Malabo para hacer cumplir las medidas establecidas? ¿Si, por respeto al derecho a la intimidad, no se dice el nombre de las personas infectadas, ¿por qué el PDGE y TV Asonga publicaron la falsa noticia de que Severo Moto Nsa tenía coronavirus?

 

El esperpéntico episodio de los contagios locales en Bata y las pruebas de que en Guinea Ecuatorial algunos ciudadanos están por encima de la ley, son una evidencia más de que este país es, cada día, menos país y más una república bananera, aunque en los mercados de Bata y Malabo no sobren bananas.