COMUNICADO: CPDS exige al Gobierno de Guinea Ecuatorial que asista a la población más necesitada

2 abril 2020
Autor:

El 20 de marzo de 2020, el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial creó el Fondo Nacional de Emergencia contra el Coronavirus y adoptó otras medidas para la lucha contra esta pandemia.   Aunque Convergencia para la Democracia Social (CPDS) apoyó dicha iniciativa, consideró, sin embargo, que era absolutamente insuficiente la cantidad de 5.000 … Continuar leyendo «COMUNICADO: CPDS exige al Gobierno de Guinea Ecuatorial que asista a la población más necesitada»

El 20 de marzo de 2020, el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial creó el Fondo Nacional de Emergencia contra el Coronavirus y adoptó otras medidas para la lucha contra esta pandemia.

 

Aunque Convergencia para la Democracia Social (CPDS) apoyó dicha iniciativa, consideró, sin embargo, que era absolutamente insuficiente la cantidad de 5.000 millones de FCFA aportada por el Ejecutivo, y cuyos términos de uso no fueron especificados. Por este motivo, CPDS, como parte de la sociedad ecuatoguineana y actor político necesario en el país, envió al Gobierno un paquete de 19 medidas para hacer efectiva la lucha contra la pandemia del coronavirus, cuyas consecuencias ya se sienten en el país.

 

Una de las medidas adoptadas por el Gobierno y apoyada por CPDS para frenar los contagios, es el cierre de lugares de concentración de personas, como los centros educativos y de culto, el transporte colectivo, los bares y demás lugares de ocio. Es decir, las actividades de las que vive la inmensa mayoría de la población. Esta medida ha tenido, como resultados inmediatos que:

 

  • las vendedoras de los productos agrícolas no tienen mercancías porque no hay transporte;
  • Los trabajadores autónomos, como los del sector del transporte, los bares y lugares de ocio, han dejado de percibir los ingresos que sus actividades les proporcionaban;
  • Los maestros de los centros educativos privados, al no trabajar, dejan de percibir sus salarios.

Como era de esperar, las consecuencias lógicas de esa medida no han tardado en llegar:

  • familias enteras en casa sin nada para comer ni pagar sus medicamentos en caso de enfermedad, siendo las primeras víctimas los niños;
  • mujeres con niños mendigando a las puertas de los bancos, supermercados y por las calles de Malabo y Bata.

 

Por otra parte, las medidas higiénicas, como lavarse las manos con jabones y desinfectantes, no pueden cumplirse por falta de agua corriente y de desinfectantes. Y los precios del transporte se han incrementado en un 300% en el interior del país.

 

Mientras tanto, el Gobierno permanece pasivo, y solo habla de sus reuniones diarias, pero sin resultados concretos, y el Presidente de la República, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, sigue desde su poblado las noticias sobre la emergencia sanitaria que ya ha dejado en el país unos 15 infectados, cuatro de ellos contagios locales, según fuentes del propio ministerio de Sanidad.

 

Ante esta situación crítica, CPDS exige que el Presidente de la República, en tanto que jefe del Gobierno al mismo tiempo (los cargos son cargas), se ponga al frente de la batalla contra el coronavirus y que el Ejecutivo de Guinea Ecuatorial:

 

  1. Inicie, con carácter urgente, el reparto de alimentos a todas las familias necesitadas, para evitar una tragedia humana de dimensiones incalculables en el país.
  2. Aplace el pago de las facturas de luz de las familias, al menos, durante el tiempo que dure la crisis.
  3. Reduzca el precio del carburante de los vehículos a motor.
  4. Pague los salarios de los maestros no funcionarios que trabajan en los centros privados, además de mantener el salario del resto de funcionarios.
  5. Disponga de tanques o recipientes de agua para facilitar la higiene en las zonas más necesitadas de las ciudades de Malabo y Bata y del resto del país.
  6. Equipe los hospitales y adquiera los materiales necesarios para la protección de los sanitarios, realización de pruebas y tratamiento de los infectados.
  7. Reclute a todos los egresados de la Facultad de Medicina de la UNGE y a todos los médicos formados en el extranjero en situación de desempleo.
  8. Recurra a la Cruz Roja, misiones diplomáticas y organismos internacionales para que ayuden al pueblo de Guinea Ecuatorial a hacer frente a la crisis, con la donación masiva de alimentos y envío de medicamentos y personal médico.
  9. Exija que los ministros y diputados del PDGE, habituados a repartir vasos de arroz y kilos de chicharro a la población para pedir su voto en tiempos de elecciones, sigan repartiendo esos alimentos a los más necesitados en estos momentos difíciles.
  10. Exija a los hombres y mujeres ricos del régimen que pongan sus recursos a disposición del Gobierno para paliar los efectos de la crisis, porque esa riqueza que tienen pertenece al pueblo de Guinea Ecuatorial.
  11. No aproveche esta difícil situación para que los círculos familiares y políticos del Presidente saquen beneficios económicos a través de alquileres de hoteles, servicios y recepción ilegal de donaciones de empresas y de particulares.

 

El Gobierno de Guinea Ecuatorial no puede agarrarse ahora a la excusa de la crisis económica, porque, en los últimos años 20 años, este país ha sido el tercer productor de hidrocarburos del África subsahariana, lo que, según palabras del propio Presidente de la República, “ha convertido a Guinea Ecuatorial en uno de los países más desarrollados del continente africano y envidia del mundo entero”.

 

CPDS hace saber que el desarrollo de un país y la fortaleza de su Gobierno se miden en función de su capacidad de movilizar recursos en momentos de emergencia nacional satisfaciendo las necesidades de su pueblo. El Gobierno ecuatoguineano tiene que ocuparse de su población y evitar que nadie pase hambre.

 

Malabo, 2 de abril de 2020

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL