Espectáculo bochornoso del PDGE en Mikomeseng a costa de presos políticos liberados

11 marzo 2020
Autor:

Tras la liberación, el 9 de marzo, de cinco ciudadanos de Mikomeseng después de pasar 8 meses de detención ilegal en la cárcel de Oveng Azém, el mismo día los jerarcas del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, celebraron en aquella ciudad un acto en el que los liberados venían a pedir perdón al presidente fundador … Continuar leyendo «Espectáculo bochornoso del PDGE en Mikomeseng a costa de presos políticos liberados»

Tras la liberación, el 9 de marzo, de cinco ciudadanos de Mikomeseng después de pasar 8 meses de detención ilegal en la cárcel de Oveng Azém, el mismo día los jerarcas del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, celebraron en aquella ciudad un acto en el que los liberados venían a pedir perdón al presidente fundador del PDGE y a expresar su arrepentimiento por los supuestos delitos de atentado contra la Seguridad del Estado por los que habían sido detenidos y en paradero desconocido.

Entre los jerarcas distritales del PDGE estuvieron Ángel Mesie Mibuy (Tercer Viceprimer Ministro del Gobierno), y José Alogo Nzé, presidente distrital de ese partido en Mikomeseng.

 

Ángel Mesié Mibuy dijo, entre otras cosas, que era un día histórico en el distrito ya que, por primera vez en la historia del país, se liberaba a personas culpables de un delito de desestabilización del país, lo que, a su juicio, era impensable en el llamado “régimen de triste memoria”. Aseguró que el gesto del fundador del PDGE era «la prueba más evidente de su profundo amor por el distrito de Mikomeseng». Terminó diciendo que «todos los habitantes del distrito de Mikomeseng deberían estar aquí ahora para verlo con sus propios ojos».

 

Por su parte, Radiotelevisión Guinea Ecuatorial y Asonga dieron la noticia asegurando que los cinco ciudadanos habían sido indultados por el Jefe del Estado.

 

Recordemos que los cinco ciudadanos en cuestión son Francisco Ekomo Ndong, Saturnino Nguema Nguema Angono, Marcelino Ndong Mbomo, Martín Mba Edjang y Víctor Ela Edu, que se añadieron a Luis Mba Esono, militante de CPDS detenido días antes también Mikomeseng, el 12 de julio de 2019. Todos ellos fueron conducidos clandestinamente a la cárcel de Oveng Azém, donde han permanecido hasta ahora sin que sus familiares supieran nada de ellos ni que les pudiera ver un abogado.

 

Tras su detención, los oriundos de Mikomsesng, encabezados por Angel Mesié Mibuy, José Alogo Nzé y otros dirigentes del PDGE, se manifestaron el 14 de julio en las calles de la ciudad para condenar a los detenidos, pese a que las detenciones fueron ilegales y sin motivo alguno.

 

Durante todo el tiempo transcurrido desde su detención, CPDS hizo gestiones ante el Gobierno, el Parlamento, la Defensoría del Pueblo, las misiones diplomáticas y las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos. El Gobierno siempre negó esas detenciones, hasta que el secretario general de CPDS, Andrés Esono Ondo, fue recibido en audiencia por el Jefe del Estado el 14 de febrero de este año para pedirle la liberación Joaquín Eló y de los ciudadanos detenidos arbitrariamente en Mikomeseng. El Jefe del Estado, que dijo desconocer los hechos, prometió a Esono Ondo su inmediata liberación. Fruto de esa audiencia fueron liberadas las siete personas.

 

Aquí conviene hacer unas puntualizaciones. En primer lugar, nadie de Mikomeseng ni, mucho menos, Ángel Mesie Mibuy y sus camaradas, movió ni un solo dedo por la liberación de sus paisanos detenidos de forma arbitraria a pesar de que eran también militantes del PDGE, sino todo lo contrario: se manifestaron contra ellos para condenarles injustamente, sin oírles en declaración y sin que pudieran defenderse de las falsas acusaciones vertidas contra ellos. Presentarse Ángel Mesie Mibuy ahora como el ángel salvador de sus víctimas, para utilizar maquiavélicamente su liberación y hacerles pedir perdón por unos delitos que no cometieron, es típico de políticos sin escrúpulos, propios de aquél régimen que ellos mismos llaman “de triste memoria”.

 

En segundo lugar, hablar de indulto para justificar la liberación de unas personas, una de ellas de edad avanzada, detenidas injustamente, sin haber sido juzgadas ni condenadas, es, no solo una muestra de una intolerable ignorancia, sino también una perversión política y moral que caracteriza a los dirigentes del PDGE y a los medios de comunicación a su servicio.

 

CPDS no cesará jamás de trabajar por la democracia en Guinea Ecuatorial y defender los derechos y libertades de todos los ecuatoguineanos, sean del PDGE o de la oposición, porque todos son seres humanos y ciudadanos de este país.