La obsesión del PDGE por CPDS ya es patológica

5 septiembre 2019
Autor:

Ya no sorprende que el PDGE dedique tanto tiempo en atacar a CPDS. No contento con provocaciones y acusaciones falsas y ridículas para intentar conseguir la ilegalización de este partido por la vía ilegal, también se empeña en utilizar perfiles falsos para atacar a CPDS y a su secretario general. Como dijimos en nuestro último … Continuar leyendo «La obsesión del PDGE por CPDS ya es patológica»

Ya no sorprende que el PDGE dedique tanto tiempo en atacar a CPDS. No contento con provocaciones y acusaciones falsas y ridículas para intentar conseguir la ilegalización de este partido por la vía ilegal, también se empeña en utilizar perfiles falsos para atacar a CPDS y a su secretario general. Como dijimos en nuestro último comunicado, tanto esfuerzo y preocupación del partido en poder revela bastante complejo de inferioridad, no de medios y recursos, sino de ideas y de proyecto político para Guinea Ecuatorial. Y es que 39 años de poder omnímodo, sin resolver los problemas de los ciudadanos, ya le pasan factura al “gran movimiento de masas”. El PDGE, acuciado por problemas internos, está desgastado y se siente agotado.

 

Con un artículo contra el líder de CPDS, hoy ha aparecido, como siempre en el último año, la caja de resonancia de la oficina nacional del PDGE, que firma con el pseudónimo de Martín Ela Mbo. El portavoz enmascarado del PDGE dice tantas falsedades, las mismas de siempre, que resulta ya aburrido, tanto que solo hay que aclarar, de cara a los lectores, algunas de sus torcidas afirmaciones.

 

Como dijo CPDS en uno de sus últimos comunicados, el gobierno español presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, creó un programa de 400 becas para la formación de estudiantes guineanos en universidades de España. CPDS está orgulloso de su gestión en negociar unas becas para jóvenes guineanos sin distinción ideológica, y es así porque, para este partido, la formación de recursos humanos es la piedra angular para la construcción de cualquier país que quiera progresar. Mientras el ministerio de Educación de Guinea pedía la gestión de esas becas (ya sabemos lo que se suele hacer: organizar un paripé de prueba de selección de candidatos con la presencia y bendición del secretario general del PDGE cuando las becas ya están adjudicadas), el gobierno español exigía una condición a los candidatos: superar la prueba de Selectividad española, y la única universidad de España que realiza dicha prueba a estudiantes extranjeros, es la UNED. Estarían saliendo de Guinea para España 100 becarios cada año, pero solo salieron unos 177: 97 en la primera promoción y 80 en la siguiente, cuando los signos de la crisis económica española se hacían ya evidentes. Al estallar la crisis, el gobierno español salido de las urnas en 2011, suspendió dicho programa al no responder el gobierno de Guinea Ecuatorial a la petición española de compartir, en un 50%, los gastos de las mismas, ya que, como se ha dicho, España estaba en crisis económica mientras Guinea Ecuatorial nadaba en una abundancia petrolera que le permitió, incluso, construir escuelas en países extranjeros. Este extremo  ̶ construir escuelas en otros países mientras hacen falta en Guinea̶  no lo ha desmentido el vocero enmascarado del PDGE. El gobierno de Rajoy no actuó por razones partidistas, sino de racionalidad.

 

Otra falsedad del portavoz pedegeista es la afirmación de que “el cien por cien de las mismas [becas] se concedieron más por afinidad ideológica que por méritos académicos”. Ni el cien por cien, ni el uno por cien: si algún militante activo de CPDS consiguió la beca, fue por su expediente académico. Para demostrar la falsedad de la afirmación de Ela Mbo, basta citar los nombres de algunos beneficiarios de aquellas becas, como Odette Evemba, hija del exministro Martín Crisantos Evemba; Manuel Nguema Mba, hijo del entonces ministro de Estado de Seguridad del mismo nombre, o Eliseo Ondo Edu Mbang, actual jefe de Gabinete y asesor del Secretario General del PDGE. ¿Quiere Ela Mbo decir que esos jóvenes, o sus padres, son o fueron militantes de CPDS? Si es así, tiene que probarlo. De todas formas, el partido de la antorcha encendida debería estar agradecido y reconocer que, si, hoy por hoy, el Secretario General del PDGE cuenta con un asesor formado en España, ha sido gracias a la gestión de CPDS. Reconocerlo es de hombres honestos.

 

A veces resulta excesivamente arduo tratar de entender al PDGE. Según Ela Mbo, “cuando el nuevo gobierno español decide cancelar el proyecto, es cuando Andrés Esono que era en realidad el que lo coordinó todo, aconsejó a los estudiantes ecuatoguineanos abandonados a sus suertes en diferentes universidades española a que firmen un escrito dirigido al presidente de la República de Guinea Ecuatorial solicitando el apoyo para poder acabar las carreras…” Suponiendo que Andrés Esono hubiese aconsejado tal iniciativa a los estudiantes, ¿qué tendría de malo pedir la intervención del Presidente de la República? Esta acción, atribuida al secretario general de CPDS, demostraría una actitud de patriotismo, no solo al elevar el problema al Jefe del Estado para que autorizase fondos para ayudar a cerca de cien jóvenes guineanos abandonados en España, sino también por intentar conseguirlo de forma civilizada. Si Esono fuera un político que predica la violencia como asegura el PDGE un día sí y otro también, habría sugerido a esos estudiantes, por ejemplo, quemar la embajada guineana en Madrid, o lanzar piedras contra el edificio del ministerio de Educación en Malabo. Señores del PDGE, los guineanos son más inteligentes de lo que ustedes les suponen.

 

Otra de las afirmaciones del vocero del PDGE es que la línea editorial del programa de Radio Exterior de España para Guinea Ecuatorial, tenía, como único objetivo, “desestabilizar y generar un caos social y político” en nuestro país. Si tal fuera el caso, ¿por qué intervenía regularmente en dicho programa el entonces portavoz del PDGE, Santiago Ngua Nfumu Eyang? Y al comparar aquel programa radiofónico con la triste “Radio Mil Colinas”, que se utilizó para provocar el genocidio de Ruanda, el PDGE demuestra que no tiene escrúpulos a la hora de utilizar, para sus intereses políticos, una tragedia como la sufrida por el hermano pueblo ruandés.

Volviendo al tema del programa de becas negociado por CPDS, nuestro partido ha demostrado sobradamente que vela por los intereses de todos los guineanos; si estando en la oposición es capaz de negociar 400 becas para 400 guineanos, cuando tenga la responsabilidad de gobernar Guinea Ecuatorial, será capaz de muchas cosas más en beneficio de todos. Y esto lo ven los guineanos, esos silenciosos ciudadanos que hoy no tienen voz, pero que observan atentamente todo lo que pasa y hablarán cuando sean libres.

 

Uno de los problemas del partido en poder en Guinea Ecuatorial con CPDS, es que decimos la verdad, y siempre con datos sobre la mesa, mientras el PDGE se limita a expresiones grandilocuentes y acusaciones sin datos ni prueba alguna, solo para hacer ruido. CPDS no se va a dejar amordazar por nadie, si no es por medio de la ilegalización arbitraria, hecha al margen de la ley.