COMUNICADO MUY URGENTE: El juez envía a Joaquín Eló a Black Beach

1 marzo 2019
Autor:

A las 14:00 horas de este viernes, 1 de marzo, Joaquín Eló Ayeto, militante de CPDS y activista social, ha sido conducido ante el Juez de Instrucción número 1 de Malabo, Óscar Besekú Eñeso, al que se ha hecho entrega del atestado de la Policía. Una vez en el Juzgado de Instrucción, el juez le … Continuar leyendo «COMUNICADO MUY URGENTE: El juez envía a Joaquín Eló a Black Beach»

A las 14:00 horas de este viernes, 1 de marzo, Joaquín Eló Ayeto, militante de CPDS y activista social, ha sido conducido ante el Juez de Instrucción número 1 de Malabo, Óscar Besekú Eñeso, al que se ha hecho entrega del atestado de la Policía. Una vez en el Juzgado de Instrucción, el juez le ha preguntado a Joaquín, a modo informal, qué pasa con él, a lo que Eló le ha narrado los hechos, tal como los viene informando CPDS a la opinión pública. Después de su declaración, Eló le ha preguntado al juez si le permitía enseñarle los signos de la brutal tortura sufrida en la comisaría de Guantánamo, a lo que el magistrado le ha contestado: “no hace falta enseñarme nada, usted ya será tratado de eso en la cárcel”.

A continuación, ordenó el ingreso de Joaquín Eló en el penal de Black Beach, con carácter preventivo, y sin Auto de prisión.

La declaración que Joaquín Eló ha hecho ante el juez, de forma verbal, se puede resumir así:

«A las 06h. de la mañana del 25 de febrero, se presentaron en mi domicilio unos ocho efectivos de las fuerzas de Seguridad, encabezados por el Director General adjunto de la Seguridad Presidencial, Braulio Bakale Ondo, más conocido como “AWOWO”. Me ordenaron salir de casa para después entrar varios de ellos, que registraron mi domicilio durante más de media hora. Al salir de mi casa, tenían mi ordenador portátil, el módem de wifi, la cámara de fotos y el teléfono móvil. Les pregunté qué pasaba y por qué requisaban mis objetos personales, a lo que me contestaron que ya me darían la respuesta más tarde. Acto seguido, me condujeron a la comisaría de Guantánamo, donde me dijeron que tenía una información valiosa que darles, y que si no se la daba me torturarían, y así yo iría acusando al Gobierno de practicar la tortura. Aquella misma tarde, durante el primer interrogatorio, me preguntaron qué sabía yo de un plan para matar al Presidente de la República, y les contesté que no sabía nada de eso. A continuación, me dijeron que yo había comentado en algún lugar que el presidente Obiang no regresaría de la gira que está haciendo por el país; lo negué y les pregunté a quién o ante quién dije tal cosa, a lo que me respondieron que ya traerían al testigo en el momento oportuno.

«Durante la noche del día siguiente, martes, me subieron a la sala de interrogatorios, donde estaba el Director de Seguridad Ciudadana. Empezó de nuevo el interrogatorio. Awowo me preguntó si yo conocía a un tal Guillermo Nguema Ela y de qué le conozco; le contesté que lo conocía por una relación familiar que tengo con él y porque es el líder del partido Fuerza Demócrata Republicana. Me preguntó con qué frecuencia entraba Nguema Ela en la sede de CPDS y de qué hablaba con los dirigentes de este partido, a lo que le dije que no lo sabía. Me pidió que le dijera todo cuanto sabía de un plan de FDR para asesinar a Obiang durante la gira, a lo que le contesté que no sabía nada en absoluto. Entonces me ataron de manos y me colgaron arriba y empezaron a golpearme brutalmente en las nalgas y en la espalda, exigiéndome que les dijera la verdad, y yo contestando que no sabía nada de lo que me estaban preguntando. Cuando, después de la larga sesión de tortura, el Director de Seguridad Ciudadana vio que no confesaba lo que ellos querían oír, pidió a Awowo que pusiera fin al maltrato. Estaba como muerto cuando me soltaron las ataduras, mientras Awowo insistía en que volverían a maltratarme al día siguiente hasta matarme si no les decía la verdad, su verdad… Había una persona tomando nota de mi declaración, y cuando les pregunté si podía leerla y firmarla, me dijeron que tenían que verla antes sus jefes. Al día siguiente, me la trajeron y la leí y firmé»

Braulio Bakale Ondo, alias Awowo, es comisario de policía, natural de Mongomo y despiadado torturador. Tras haber participado en más de diez secuestros de exiliados guineanos, entre ellos Florencio Ela Bibang, Antimo y Juan Ondo Abaga, traídos clandestinamente a Guinea, Awowo es, actualmente, Director General Adjunto de la Seguridad Presidencial, y acompaña a Obiang a todas partes.

CPDS condena, como lo viene haciendo, la detención y, ahora, el encarcelamiento de Joaquín Eló Ayeto, quien ha sido vilmente maltratado, lo que supone una violación flagrante no solo de la legislación nacional que prohíbe la tortura, sino también de todas las convenciones internacionales sobre la materia, incluida la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Como ya es por todos conocido, el poder judicial no es independiente en Guinea Ecuatorial, por lo cual los jueces toman sus decisiones siguiendo instrucciones y órdenes de la Policía y del propio Jefe del Estado. La prisión contra Joaquín Eló no ha seguido los cauces legales, pues después de más de 100 horas de detención ilegal, el juez Óscar Besekú Eñeso lo ha mandado a la cárcel sin siquiera un Auto de prisión preventiva.

El encarcelamiento de Eló Ayeto forma parte de una estrategia del régimen militar de Guinea Ecuatorial, con un doble objetivo: por una parte, acabar con CPDS y, por otra, ocultar la realidad del intento de golpe de Estado del 24 de diciembre de 2017, cuya investigación, de llevarse a cabo con rigor, pondría de manifiesto que los verdaderos autores de dicha acción son actores importantes del régimen.

La detención de Joaquín Eló pone de manifiesto la paranoia que sufre ahora el dictador, que ve enemigos por todas partes y no se fía ni del Ejército, ni siquiera de la legión de militares extranjeros traídos al país para su seguridad personal.

Después de más de un cuarto de siglo de lucha pacífica, CPDS no se dejará amedrentar ahora por la persecución orquestada por el régimen militar, sino que seguirá adelante hasta que Guinea Ecuatorial sea un Estado democrático de derecho.

 

Malabo, 1 de marzo de 2019

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL