Las viviendas “sociales” de los nuevos distritos urbanos, solo para militantes del PDGE

4 febrero 2019
Autor:

En una decisión del General Obiang, tan sorprendente como todas las decisiones que afectan al Estado de Guinea Ecuatorial, el Gobierno anunció la creación de nuevos distritos urbanos en el año 2016, con la construcción, entre otras cosas, de 20 viviendas sociales en cada distrito urbano, una decisión que sorprendió a todo el mundo ya … Continuar leyendo «Las viviendas “sociales” de los nuevos distritos urbanos, solo para militantes del PDGE»

En una decisión del General Obiang, tan sorprendente como todas las decisiones que afectan al Estado de Guinea Ecuatorial, el Gobierno anunció la creación de nuevos distritos urbanos en el año 2016, con la construcción, entre otras cosas, de 20 viviendas sociales en cada distrito urbano, una decisión que sorprendió a todo el mundo ya que el país había entrado en una crisis económica que, a día de hoy, sigue causando estragos en la población. Obiang justificó la decisión con el argumento de “acercar los servicios a los ciudadanos y desarrollar el país”. ¿Qué empresas se encargarían de las obras de construcción? Al respecto, Obiang dijo: “las empresas extranjeras han estado aquí robando nuestro dinero, y ahora que hay dificultades, se han ido a sus países. Así que las obras de construcción de esos nuevos distritos urbanos, correrán a cargo de empresas nacionales”. Una manera de repartirse el dinero entre los dirigentes del PDGE con vistas a la crisis que se expandía por el país. Hablando de las viviendas “sociales”, son unas modestas casas construidas, no para los pobres de aquellos lugares, sino para repartirse el dinero entre los dirigentes del PDGE propietarios de las constructoras, y como una medida propagandística a favor del régimen.

 

Para adquirir una de esas viviendas, el interesado o la interesada tiene que depositar su expediente de solicitud en la oficina distrital del PDGE, para los residentes en el distrito; y para los residentes en Bata y Malabo que necesiten las mismas viviendas, las solicitudes se depositan ante la Comisión de Seguimiento del PDGE correspondiente.

 

Los agraciados depositan una entrada de 300.000 francos CFA, con la obligación de abonar unos 50.000 FCFA cada mes, cifras prohibitivas para los residentes en los distritos urbanos. ¿Quiénes son, entonces, los agraciados? Son los miembros del Gobierno, dirigentes del PDGE y altos funcionarios del Estado, oriundos de dichos distritos urbanos y con residencia en Malabo y/o en Bata, los mismos que se hicieron con las viviendas sociales de Bata y Malabo, y acumulan la riqueza que obtienen fruto del saqueo de las arcas del Estado.

 

Con este hecho, quedan sin contenido las palabras de Obiang al justificar su decisión en el sentido de “acercar los servicios a los ciudadanos y desarrollar el país”. En lugar de acercar las viviendas sociales a los lugareños necesitados, las han alejado de ellos, y en lugar de desarrollar los distritos urbanos, el régimen enriquece aún más a los ya ilícitamente enriquecidos. Y el hecho de que sea el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial el encargado de la adjudicación de dichas viviendas, es una prueba más de que Obiang no gobierna para todos los guineanos, sino solo para los suyos. Los que no son militantes del PDGE no tienen ningún derecho en Guinea Ecuatorial.