Así impidió el Gobierno de Guinea Ecuatorial la presencia internacional en el VI Congreso de CPDS

2 abril 2018
Autor:

El día 25 de noviembre de 2017, la Comisión Ejecutiva Nacional de CPDS acordó, mediante Resolución, la celebración del VI Congreso del partido, del 16 al 18 de marzo de 2018. Dos días antes, es decir, del 14 al 15 de marzo, tendría lugar una Conferencia Política con la asistencia de expertos socialdemócratas y sindicales … Continuar leyendo «Así impidió el Gobierno de Guinea Ecuatorial la presencia internacional en el VI Congreso de CPDS»

El día 25 de noviembre de 2017, la Comisión Ejecutiva Nacional de CPDS acordó, mediante Resolución, la celebración del VI Congreso del partido, del 16 al 18 de marzo de 2018. Dos días antes, es decir, del 14 al 15 de marzo, tendría lugar una Conferencia Política con la asistencia de expertos socialdemócratas y sindicales africanos y europeos. Con fecha 29 de enero de 2018, el Secretario General de CPDS, Andrés Esono, envió un escrito al Primer Viceprimer Ministro y Ministro del Interior, Clemente Engonga Nguema Onguene, mediante el cual, para la celebración del VI Congreso del partido, solicitaba la concesión de una de las salas anexas del Palacio de Congresos de Ngolo, Bata, y le pedía “instruir, como en ocasiones anteriores, a las instancias oficiales correspondientes, con el fin de que faciliten la obtención de visados de entrada y estancia en nuestro país a los invitados extranjeros que deseen asistir a la Conferencia Política y al Congreso.”

Mediante el escrito número 018-281, de fecha 1 de febrero, el Secretario General del Ministerio del Interior nos envía un escrito acusando recibo de nuestra carta y nos transmite la información de Engonga Nguema Onguene de que “ese mismo Partido Político gestione directamente el tema de los Visados ante los Departamentos Ministeriales competentes del Gobierno”, sin decirnos qué departamentos en concreto.
Cabe recordar que durante los cinco congresos anteriores celebrados por CPDS, siempre fue el Ministerio del Interior el departamento al que nos dirigíamos para tramitar los visados de nuestros invitados internacionales.

Suponiendo que sería el Ministerio de Seguridad uno de los “Departamentos Ministeriales competentes del Gobierno” a los que se había referido el Secretario General de Interior, el día 12 de febrero de 2018, el Secretario General de CPDS se dirigió, mediante escrito número 252, al Ministro de Estado encargado de la Seguridad Nacional, Nicolás Obama Nchama, para pedirle que “tenga a bien tomar todas las disposiciones necesarias para autorizar, como en ocasiones anteriores, la concesión de dichos visados”.

El día 21 de febrero, a la sede de CPDS en Malabo llegó un escrito de la Secretaria de Estado encargada de Extranjería, mediante el cual “esta procedencia tiene a bien informar a la representación de esa formación política que, para la tramitación de su solicitud, deberán enviar copias de pasaportes y antecedentes penales de los invitados, a fin de proceder a su correcta autorización de entrada en el país; se anexa copia de los requisitos necesarios”.

Además de las copias de pasaportes y los certificados de antecedentes penales, se exigían otros requisitos, como: a) instancia de solicitud dirigida al Ministro de Seguridad Nacional, y c) Declaración Jurada (sin definir el texto de la misma).

Cabe señalar que, con anterioridad a este último escrito de la Secretaria de Estado de Extranjería, la Comisión organizadora del VI Congreso de CPDS ya había recibido las copias escaneadas de los pasaportes de los invitados internacionales que previamente habían anunciado su asistencia: el Partido Socialista Obrero Español (PSOE, 3 delegados), el Parti Social Démocrate du Bénin (1 delegado), el Mouvement du Peuple pour le Progrès, en poder en Burkina Faso (MPP, 2 delegados), la Union Nationale pour la Démocratie et le Rénouveau (principal partido de la oposición en Chad, 1 delegado), y el Presidente del Comité África de la Internacional Socialista.

Una vez recibida la carta con los requisitos enviada por la Secretaria de Estado, y mientras los invitados ya habían reservado sus vuelos para llegar a Guinea entre el 15 y el 16 de marzo, los organizadores del VI Congreso volvieron a ponerse en contacto con ellos para pedirles el resto de la documentación que el Departamento de Seguridad exigía. Nuestros camaradas volvieron a hacer un gran esfuerzo y enviaron toda la documentación a CPDS, documentación que fue remitida a la Secretaria de Estado de Extranjería el 12 de marzo; y después de depositar la documentación, el mismo día, se nos exigió otro requisito: el Secretario General de CPDS tenía que firmar una Declaración Jurada de ser el responsable de “lo” que los invitados extranjeros pudieran hacer durante su estancia en Guinea Ecuatorial. Dicha declaración también fue firmada y remitida el mismo día.

Del 12 al 15 de marzo, un miembro de CPDS permanecía sentado en la antesala de la Secretaria de Estado, a la espera de las autorizaciones. Cuando los socialistas españoles van a depositar sus solicitudes en la Embajada de Guinea en Madrid con toda la documentación, se les exige que tanto la Declaración Jurada como el Certificado de Antecedentes Penales, deben ser legalizados previamente; teniendo en cuenta que dicho trámite se haría en un plazo mínimo de diez días, y que no quedaba tiempo suficiente para hacerlo, el PSOE anunció que no acudiría finalmente al Congreso de CPDS.

El día 15 de marzo, el Secretario General de CPDS, después de haber mantenido conversaciones telefónicas con los máximos ejecutivos de la Seguridad Nacional, se dirigió personalmente a dicho ministerio para intentar ver a la Secretaria de Estado, y encontró que esta despachaba en su casa porque, por cansancio acumulado durante un viaje que acababa de realizar al extranjero, no podía ir a su despacho oficial. Se le dijo a Andrés Esono que esperase porque la Secretaria de Estado iba a firmar las autorizaciones. A las cuatro y media de la tarde, llegan los funcionarios que habían estado en casa de la señora Auilina Mangue Evuna esperando la firma de la documentación. No traen ninguna autorización firmada, y responden al Secretario General de CPDS que vuelva o mande a alguien al día siguiente, el 16 de marzo, el día en que tendrían que llegar a Malabo los últimos invitados en aterrizar.

Cuando, a pesar de todo, otro dirigente de CPDS vuelve el día 16, se le hace esperar hasta las 18:00 horas, para decirle de nuevo que volviese al día siguiente porque Aquilina Mangué seguía sin firmar las autorizaciones.

Así fue cómo los ministerios del Interior y de la Seguridad torearon a CPDS para, al final, denegar los visados de entrada de sus invitados internacionales.

Cuando CPDS invitó a representantes de partidos extranjeros hermanos a su I Congreso en 1994, el Gobierno dijo que “los congresos son reuniones internas de los partidos políticos, y no se tiene porqué invitar a extranjeros”. Años después, a los congresos del PDGE asisten no solo diplomáticos acreditados en Malabo, sino también invitados extranjeros, y ninguno de ellos tiene problemas para entrar en nuestro país.