DISCURSO DE CLAUSURA DEL VIº CONGRESO DE CPDS, PRONUNCIADO POR EL SECRETARIO GENERAL ELECTO

28 marzo 2018
Autor: Andrés Esono Ondo Okogo

Estimados invitados al VI Congreso Ordinario de CPDS. Representantes de Partidos Políticos Nacionales Compañero Presidente y miembros de la Mesa del Congreso Compañeros y Compañeras, militantes de CPDS aquí congregados. En primer lugar, os agradezco a todas y a todos los compañeros vuestro intenso trabajo durante este fin de semana que ha ocupado nuestro VI

Estimados invitados al VI Congreso Ordinario de CPDS.

Representantes de Partidos Políticos Nacionales

Compañero Presidente y miembros de la Mesa del Congreso

Compañeros y Compañeras, militantes de CPDS aquí congregados.

En primer lugar, os agradezco a todas y a todos los compañeros vuestro intenso trabajo durante este fin de semana que ha ocupado nuestro VI Congreso, que lo que realmente persigue es conseguir la mayor implicación y el máximo compromiso de todos nosotros a fin de lograr la meta por la que se fundó nuestro partido, y que es la aspiración de todos los ciudadanos y ciudadanos ecuatoguineanos: la democracia.

Permitidme que, como Secretario General reelecto, aproveche este acto de clausura del VI Congreso del CPDS para poner en valor y felicite el magnífico trabajo de los compañeros y compañeras por la organización, preparación y desarrollo de este Congreso. Agradezco infinitamente vuestro esfuerzo y dedicación.

Y, por supuesto, felicitar a la Mesa del Congreso, a su presidente y demás miembros por su talante democrático mostrado durante la dirección de los debates que hemos desarrollado aquí durante tres intensas jornadas de trabajo.

Y a todos los delegados y delegadas llegados de todos los rincones de nuestra geografía nacional para asistir a este Congreso, por su participación en los debates y por la atención prestada a los trabajos en comisiones y subcomisiones, con la intención de enriquecer los documentos políticos productos de tan arduo trabajo.
A todos vosotros vayan mis felicitaciones.

Compañeros y compañeras, el ejercicio del debate y de la democracia interna que llevamos practicando a lo largo de la historia de este partido, así como nuestra fe en la lucha democrática y en la consecución de nuestros objetivos, es y debe seguir siendo la principal motivación para recuperar la ilusión interna de nuestro partido, para unirnos bajo el único proyecto de democratizar el país, para hacer una sociedad más justa en un país solidario, libre e igualitario. Este es nuestro objetivo, y jamás cesaremos en nuestro empeño por conseguirlo.

Compañeras y compañeros, durante los 27 años de vida de nuestro partido, una vida de lucha y sacrificios, hemos demostrado que las ansias de libertad, de justicia y de prosperidad para todos, la firmeza en nuestra lucha, la convicción en nuestros principios y objetivos, y la determinación de mantenerlos ante cualquier adversidad, constituyen un patrimonio político de enorme valor que nos ha convertido en la referencia y baluarte de la lucha por la democracia no solo en Guinea Ecuatorial, sino también en el resto de la subregión del África Central. Pocos partidos han conseguido, como CPDS, mantener durante un cuarto de siglo una lucha tan desigual contra un régimen que utiliza todos los recursos del Estado para acabar con un partido cuya única arma es el diálogo.

En unos momentos en que el régimen acaba de dar su segundo golpe de Estado, esta vez electoral, no solo con la intención de mantenerse en el poder, sino para ningunear a CPDS, ahora, más que nunca, el éxito de este nuestro VI Congreso, nos debe animar a seguir, con más firmeza que nunca, nuestra lucha democrática por la libertad de nuestro pueblo, siempre con CPDS como el símbolo de esa lucha. Eso es lo que reclaman, y van a reclamar a partir de ahora, miles de guineanos y guineanas, que han comprendido la realidad política del país y se han dado cuenta del papel llamado a desempeñar por CPDS en Guinea Ecuatorial.

Amigos y amigas, compañeras y compañeros, hasta hace poco, los detractores de nuestro partido querían dar la imagen de que CPDS es un partido con cierta división interna. Hoy, y desde hace cuatro años, al frente de la Secretaría General, sé que no es así; sé que no es cierto. Y os pido, a todos y a todas, un compromiso para acabar con esa imagen. Y os pido ese compromiso, no por esta Secretaría General, sino porque la división o su apariencia nos aleja de la ciudadanía y hace más fuerte a la dictadura que combatimos. Y eso no nos lo podemos permitir en estos tiempos y de cara a los próximos acontecimientos políticos.

CPDS es, y siempre ha sido, un partido con debate interno y con pluralidad de ideas; ésta es nuestra fuerza. Y eso no se puede confundir con divisiones. Y así lo hemos demostrado en este Congreso que hoy termina, con una lista de unidad que hemos votado, una unidad que nos permite lanzar un claro mensaje de nuevos tiempos a la militancia y a la ciudadanía para ser merecedores de su confianza y apoyo.

En estos momentos críticos de la historia de nuestro país y de nuestro partido, nos hace falta, más que nunca, la unidad interna del partido, lo que nos obliga a dejar de lado nuestras ambiciones personales y a pensar en los e intereses del Partido, en particular, y de la Nación, en general. En estos momentos tan difíciles, no debemos cometer errores que nos lleven a la desunión, a las divisiones internas y a los personalismos, porque cuanto más divididos estemos, más oportunidades le damos a la dictadura para que nos destruya.

Debemos tener claro, por lo tanto, que en CPDS es más lo que nos une, que lo que nos puede separar.

Nos une el Cambio Social, las libertades y los derechos por los que llevamos más de 26 años luchando y sacrificándonos. Nos une lo público y por ser el partido que lleva 26 años plantando cara a la dictadura. Nos une, sobre todo, la necesidad de acabar con la desesperación, la resignación, la indefensión, la pobreza, la miseria, las injusticias y la corrupción que genera un régimen que, después tenerlo todo para poder convertir a nuestro país en una Suiza africana, nos ha convertido en uno de los país con más injusticias y desigualdades sociales del mundo.

En definitiva, compañeros y compañeras, el ser representantes de la más valiosa y real alternativa al PDGE y su gobierno: esto es CPDS, EL PARTIDO DEL CAMBIO.

Compañeros, permitidme un paréntesis, para hacer un reconocimiento en voz alta a todos aquellos compañeros que durante tantos años de difícil lucha, hicieron posible con su esfuerzo y sacrificio poner los cimientos de este gran proyecto político que es CPDS. A los compañeros Plácido Mico y Amancio Gabriel Nze Angüe, los primeros Secretarios Generales del Partido; a los compañeros Miguel Osa Ndong, antiguo Secretario General de la Agrupación Distrital de Añisok; a Luciano Obama Aseko, antiguo líder de la Agrupación Distrital de Ebibeyin, y a tantos otros compañeros, sin cuyo esfuerzo y dedicación, CPDS no sería lo que es hoy.

Un reconocimiento especial al Presidente de CPDS, el compañero Santiago OBAMA NDONG NCHAMA, que como militante fiel de CPDS y defensor de sus principios, rechazó rotundamente el escaño envenenado de senador que le otorgó la dictadura tras las vergonzosas elecciones legislativas del pasado 12 de noviembre, anteponiendo así el interés general del país a los intereses personales. Pido un fuerte aplauso para nuestro Presidente.

Quiero aprovechar esta ocasión para recordar aquí que CPDS nunca luchó por ocupar cargos ni escaños. Nuestra presencia en las instituciones, más que beneficiar al régimen como afirmaban algunos de nuestros detractores, le fastidiaba; Obiang no nos quería en las instituciones porque le incomodábamos. Eso se ha demostrado con las vergonzosas elecciones del pasado 12 de noviembre, uno de cuyos objetivos fue apartar a nuestro partido de las instituciones y enviar un engañoso mensaje a la opinión pública de que CPDS ya no tiene a nadie. Nada más lejos de la realidad. Aquí estamos reunidos en nuestro Congreso. Y a ver si otros partidos, aupados por el dictador, hacen congresos.

Compañeras y compañeros, os aseguro que con nuestro trabajo, unido a la obsesión del régimen de acabar con nosotros, le hemos empujado a Obiang a cometer errores cada vez más garrafales, llevándole a la reedición del Parlamento monocolor que tiene ahora, lo que le ha desprestigiado por todo el mundo.

Compañeros y compañeras, amigos y amigas, creo que en este Congreso y en los tiempos políticos en que se celebra, en nuestro foro interno hemos recordado por qué nos afiliamos a CPDS. Nos afiliamos porque no soportamos las injusticias y por eso nos comprometimos a combatirlas sin descanso. Nos afiliamos a CPDS porque es el instrumento con el que podemos construir la sociedad de justicia social que siempre hemos añorado. Eso es todo lo que nos une. Y todo este patrimonio es para ponerlo a disposición del cambio político en Guinea Ecuatorial. Hoy y cada día que pasa, estamos más cerca de ver el final del largo y oscuro túnel, el final de la dictadura; pero este final de la dictadura estará más cerca cuanto más nos comprometamos con la lucha por la libertad, la democracia y el respeto de los derechos humanos en nuestro país.

Compañeros, compañeras, necesitamos cambiar el rumbo de nuestro país para corregir tanta injusticia, corrupción y desgobierno generados por una dictadura que ya va a cumplir 40 años, mientras el país se hunde cada día en la miseria y la desesperación. Un gobierno, el del PDGE, que no resuelve ni un sólo problema que sufren los ciudadanos y que azotan al país: las deficiencias en educación, en la sanidad, la falta de empleo, la violencia juvenil, la corrupción y la crisis económica y política. Todo esto está causando grietas en el interior del régimen y ya aparecen voces que le dicen a Obiang que está equivocado, voces, algunas de ellas, que no lo dirán mediante el diálogo ni la negociación, sino a través de la violencia, como se ha visto recientemente con los acontecimientos del 24 de diciembre pasado. Por eso urge que las fuerzas políticas y sociales y todos los demócratas guineanos unan esfuerzos para cambiar este estado de cosas, no mediante la violencia, sino con el diálogo y la concertación. Obiang debe hacer cambios sin que se lamenten más vidas humanas en nuestro país.

Convergencia Para la Democracia Social siempre apostó por la unidad de acción de la oposición, incluso sacrificando sus propios intereses como partido, para hacer prevalecer el interés general del país. Esta posición responsable de CPDS fue interpretada por algunos compatriotas como signo de debilidad. Nada más lejos de la realidad. CPDS es y siempre será un partido fuerte, el referente obligado de la oposición en Guinea Ecuatorial. Cuando propusimos y proponemos la unidad de acción de la oposición, como lo hicimos en las elecciones presidenciales de 2016, proponiendo una candidatura única de toda la oposición, o cuando lo hicimos en las pasadas elecciones legislativas, con la Coalición Electoral JUNTOS PODEMOS, es porque entendemos que la unión hace la fuerza, porque es lo que el pueblo demanda a la oposición, y porque es el camino que han utilizado otros países para acabar con las dictaduras. De modo que CPDS seguirá apostando y trabajando por la unidad de acción de la oposición.

CPDS siempre antepone y antepondrá el interés general del país, a los intereses personales y partidistas; iremos siempre con la verdad por delante en nuestra lucha política, porque con esta verdad hemos podido resistir a tanta persecución política; con esta verdad hemos combatido y estamos combatiendo a la dictadura, y con la verdad acabaremos venciendo a la dictadura.

Compañeras y compañeros, desde hace más de diez años venimos diciendo que el país se nos hunde, y, afortunadamente, ahora lo reconoce el propio Gobierno, aunque con otras palabras. Y tanto las elecciones del 12 de noviembre, la feroz persecución contra los militantes de CI, y los acontecimientos violentos del 24 de diciembre, protagonizados por gente del régimen, así lo demuestran. Por tanto, urge, más que nunca, un Diálogo Político Nacional. Nosotros lo propusimos en 2014, como todos saben, pero el gobierno adulteró el dialogo y cerró las puertas a una salida pacífica a la crisis política que padecemos. Cuatro años más tarde las consecuencias no pueden ser más desastrosas: más crisis económica, más crisis política, más corrupción y más inestabilidad política. En este sentido, quiero decir desde aquí, que esta vez, la propuesta de diálogo no va a partir de CPDS; esta vez la iniciativa tendrá que ser del gobierno como único responsable de la crisis política que vive el país. Y decir, además, que CPDS no participará en un diálogo sin la presencia de observadores internacionales.

Termino, y termino diciendo que mi determinación es más fuerte, mi compromiso más firme y mi convicción cada día va a más. Eso es lo que pido a todos mis compañeros y compañeras para hacernos más atractivos para nuestra militancia y para el resto de la ciudadanía. Estamos decididos a recuperar a toda la militancia desanimada y desilusionada; estamos comprometidos a relanzar a nuestro partido.
No puedo concluir esta intervención sin agradecer, una vez más, a la Comisión Organizadora de este VI Congreso por el éxito con que se ha celebrado este evento.
Los mismos agradecimientos se extienden a todos aquellos militantes y simpatizantes que, con su generosa aportación económica, han permitido al partido poder congregar aquí a tantas personas como nunca se recuerda.

Mi reconocimiento final se dirige a todos los jóvenes del partido, en especial a las azafatas, técnicos y operarios, quienes, por su esfuerzo y entrega durante estos tres intensos días, han hecho posible que el VI Congreso de CPDS se haya celebrado con total normalidad y en perfectas condiciones.

A los compañeros que regresan a la isla de Bioko, y a los que vuelven a sus casas dentro de la Región Continental, les deseo un feliz viaje.

Y a todos vosotros, compañeros y compañeras, os deseo éxitos en vuestras vidas y en nuestra lucha pacífica en favor de la libertad y la democracia en Guinea Ecuatorial.

Muchas gracias.